MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del escritor José Miguel Domínguez Leal

jueves, 29 de abril de 2021

LOT Y SUS HIJAS

 


Pintor flamenco anónimo (ante 1650) [vía Spencer Alley blog]


Esta curiosa pintura, perteneciente a la Real Colección británica, y adquirida en su día por Carlos I de Inglaterra, da a a Lot un papel activo en el episodio de incesto con sus hijas descrito en el Génesis. De tal suerte, en la mayoría de representaciones plásticas de la historia, que se multiplican a partir del Renacimiento como manera de deslizar elementos eróticos en las composiciones pictóricas, Lot aparece como un viejo embriagado juguete de sus dos hijas, más acorde así con el relato bíblico, donde éstas, con el fin de tener descendencia tras la destrucción de Sodoma, embriagan y yacen con su padre en sendas noches, sin que éste se dé cuenta de lo ocurrido.

El cuadro anónimo, en cambio, ofrece una escena ambigua y deliberadamente orientalizante, en la que la iniciativa parece haber sido tomada por Lot, dada su postura y juego de manos, junto al hecho de lucir completamente vestido, en este inicio de toqueteos amorosos, en el que la segunda hija, iluminada, semidesnuda y dormida, por una vela mortecina y por el fondo simbólico y sugerente de la Sodoma aún en llamas, parece más una futura víctima que la victimaria del libro sagrado.

Una inusual, en fin, estampa erótica, en la que junto al verde dosel, a la derecha, en la entrada de la gruta, se adivinan dos figuras de faunos con antorchas, símbolos ya evidentes de la reinterpretación erotizante del episodio.


lunes, 5 de abril de 2021

PLAZA TREVI


 


John Aldridge, Piazza Trevi (1957) [vía Spencer Alley blog]



En este encuadre poco habitual de la famosa plaza y su fuente, el pintor británico parece sumirnos en una ensoñación de cerco, donde las figuras marmóreas y los edificios circundantes hacen un leve homenaje a los paisajes urbanos congelados de De Chirico.


miércoles, 17 de marzo de 2021

domingo, 7 de marzo de 2021

CONEXIONES

 



Anne Starling, Edge of Industry (2009) [via feuilleton blog]


Ondas invisibles se retuercen sobre el arcaico paisaje de tendidos eléctricos, y las viejas moles del paisaje crepuscular de la industria de la Edad del Hierro. El mundo se vuelve falsamente fluido, y la metafísica se cuela por nuestros rooters.

Somos más dependientes, no más libres, si perdemos el arraigo a la materia. Así, un nuevo evento Carrington, como se llamó a la tormenta solar de 1859, provocaría un devastador colapso tecnológico. 

La memoria de todo se confía también a estos ubicuos impulsos eléctricos que nos atraviesan, y el afán de perdurar, propio de nuestra Humanidad, me resulta azaroso, no más seguro. Pero siempre cabe el incendio.


sábado, 13 de febrero de 2021

EL ÁNGEL DE LA GUARDA


 


Carl Larsson (vía Adventures in the Print Trade)


El ángel de la guarda, al que el Papa actual define como compañero de viaje, tiene mucho trabajo últimamente. No hace falta ser ducho en angelología para darse cuenta que este buen consejero -si existiere- se enfrenta a una dura realidad que dura ya casi un año, y que no tiene visos de terminar pronto. Esta sevicia vírica y virulenta provoca ansiedad, desaliento y cansancio. En lo que me toca, me siento a veces al borde del colapso emocional y físico, que las mentiras de la propaganda política (en gran parte en su negociado educativo) no hacen más que agudizar: Falsos "entornos seguros" los colegios son meros aparcaderos de jóvenes, abandonados a sus propios medios, recursos y buena voluntad de equipos directivos para contrarrestar el -evidente- riesgo de contagio, frente a la mentiras que venden a los súbditos los infames políticos de nuestra Partidocracia. ¿Objetivos del curso, si me preguntaran? -intentar- no infectarme, dado el sálvese-quien-pueda generalizado (sauve qui peut!).

Alumnos y profesores dan síntomas de agotamiento y de estrés postraumático: apatía o rebeldía, necesidad de desahogo armando alboroto o aplaudiendo de manera insensata, gamberradas, pérdida de concentración, depresión, ansiedad, fatiga a veces insuperable... 

Mientras, hoy, sábado de Carnaval, éste brilla por su ausencia. Muy poca gente por la calle; terrazas vacías, y falta casi absoluta de signos carnavalescos. Quizás la raigambre popular de esta fiesta era en realidad un tanto ilusoria, al no existir ni concurso de agrupaciones ni posibilidad de botellones callejeros por la pandemia, que era a lo que realmente había quedado reducido este festejo tan "gaditano". Se le encoge a uno el corazón, no por la inexistencia de disfraces, coplas y barullo alcohólico, sino al ver la cantidad de negocios y tiendas cerradas en la arteria comercial principal del centro de la ciudad. Un ambiente de desánimo y calma antes de la tempestad es lo que percibo por las calles en el amargo triunfo de esta Cuaresma anticipada.