MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

sábado, 9 de enero de 2010

LA POESÍA MACARRÓNICA




He recibido el número 8 de la revista CALAMVS RENASCENS, así como un montón de separatas de un artículo mío que se publica en dicho número. Es también mi octavo artículo publicado sobre la poesía macarrónica desde que defendí mi tesis "La poesía macarrónica en España" en el ya lejano 2001. Cuando el director de mi tesis, el profesor Maestre, me propuso este tema pensé que no daría para mucho ("sí, hombre, como tú eres gaditano -más o menos recuerdo que me dijo, porque había algunos poemas ambientados en Cádiz-, puedes darle al trabajo una mica salis"), pero pronto descubrí todo un mundo literario casi desconocido en España y que me tomó varios años en poder abarcar con cierta seguridad. Mi tesis fue triplemente premiada y ahora la reviso, editando y traduciendo otros poemas macarrónicos hispánicos que he localizado estos años. En la actualidad, me enfrasco los sábados por la mañana en hacer la traducción rítmica de estos poemas, escritos en hexámetros clásicos. Avanzo con lentitud, pero pienso que la poesía debe intentar ser traducida en ritmo (las traducciones en prosa me resultan en muchas ocasiones hiperexplicativas y parafrásticas), pues te obligan, al menos, a la concisión precisa y a la economía verbal (las cadenas que desencadenan) -incluso, he trasladado esa estructura métrica a muchas de mis propias composiciones, al modo de A. García Calvo. La poesía macarrónica es un subgénero poético nacido en el siglo XVI, que representa la plasmación artística más lograda y exitosa del llamado latín macarrónico, convertido en metalenguaje literario. En la actualidad queda en la lengua popular el uso del adjetivo 'macarrónico', como recuerdo lejano de ese lenguaje. Puedo dedicar algunas entradas cortas a explicar, de modo somero y asequible, lo que fue este cachondeo culto de la poesía macarrónica (que dejó huellas hasta en El Quijote), si hay interesado/as en ello (ya que esto no es un blog filológico). Que no digan que éste no es un blog interactivo. Feliz fin de semana a todos vosotros, amigos, y ánimo para los que vuelven a las clases el próximo lunes.

7 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Pues yo estoy interesadísimo, tocayo. Desconozco todo sobre el "macarronismo", y parece muy interesante, A mí todo lo que sea cachondeo me gusta.

Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues hombre, sí que estaría interesante, José Miguel. Así todos podríamos aprovecharnos de tus conocimientos y aprender algo más.

P.D.: Depre me entra de pensar en el lunes.

Un abrazo.

Sandra Ramos dijo...

Plurimum mea interest, care sodalis. Yo estoy interesada. :-)

Máster en Nubes dijo...

Y toda mi vida creyendo que macarronico era otra cosa... Por favor, explícanos (y lo de la miga de sal... ha tenido gracia: siempre mejor ser gaditano que ser alemán, por Dios, dónde va a parar, una tesis doctoral de un alemán debe de ser algo de espanto).

Un abrazo y que viva Caí

Antonio Serrano Cueto dijo...

Anda, pues me entero por ti de que ya ha salido. Gracias. Mañana buscaré un ejemplar. Un abrazo.

Carlos González dijo...

Ilústranos, José Miguel, que el saber no ocupa lugar, y tiene buena pinta eso de la poesía macarrónica.
Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, José Miguel, Paco, Carlos, Sandra, Aurora y Antonio. Haré algunas entradas discontinuas sobre el tema. Espero no aburriros. ¡Ay, Paco, qué poco nos queda! Yo prefiero no pensar mucho en mañana, y verme ya reaccionar en la vorágine. Un fuerta abrazo a todos.