MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 25 de junio de 2010

UN BLOG NO HACE VERANO

Uno de los blogs que sigo ha anunciado su cierre hasta septiembre. Esto me ha hecho preguntarme qué ocurre con los blogs en verano, ya que yo abrí el mío a mediados de octubre del año pasado, y éste que viene va a ser mi primer verano "bloguero". Imagino que, como para todo el mundo, el periodo estival supondrá un parón en cierto modo para los blogueros, debido a las vacaciones que se tomen fuera de casa (quien pueda), y la ruptura con las rutinas habituales. Espero seguir encontrándome con los que sigáis teniendo abiertas estas ventanas al mundo. Llegado a este punto, debo anunciar que mi blog va a sufrir una parada forzosa a partir del jueves próximo, por la hospitalización de un familiar muy cercano y que debo atender, pero espero poder volver pronto a escribir aquí, con suerte y con ganas.


Ironías. Abrí este blog con la nebulosa idea de dar a conocer mis poemas, y, hace algunos meses que no escribo poesía, y sólo estoy pendiente del blog, y de cumplir con la férrea disciplina que me he impuesto de escribir dos entradas a la semana. La situación es tal que se me ocurren más ideas para ese blog apócrifo que me atribuyen, que para este mío. Y es que, cuando cuelgo poemas me siento cada vez más como el protagonista de una película (algún amigo cinéfilo quizás podrá decirme el título), detective privado de profesión y especialista en instalar micrófonos, cuya vida íntima está marcada por el fracaso, en una doble vertiente sentimental y artística: saxofonista frustrado, aparece en la película intentando imitar el solo de un disco de jazz, pero se queda sin aliento. El tipo se mete en líos que le vienen grande, y de espiador pasa a espiado. En el final de la película el protagonista aparece en su casa, que ha revuelto inútilmente en busca de micrófonos, sentado en el suelo, e interpretando un solo de saxofón.


He caído por casualidad en el blog de Enrique Dans, donde contradice la presunta "muerte de los blogs". Afirma que han surgido medios alternativos de estar presente en la Red (redes sociales, Twitter, etc.), pero que esto no significa la desaparición de los blogs, que  por el contrario, se han integrado perfectamente en otros contextos, como el de la prensa digital. Eso sí, concluye que es muy fácil abrirse un blog, pero que mantenerlo ya es harina de otro costal.


El trabajo no ha terminado en los institutos, pero ya no hay alumnos. A veces aparece algún padre o madre despistados, para recoger las notas de sus vástagos, y alumnos que han culminado brillantemente su selectividad. Lo peor de la rutina es que no se traiciona nunca a sí misma. Todos los cursos se repiten las mismas situaciones con distintas caras, y, aunque cambie de centro, sé que nada me aliviará de estas recurrencias, en una condena que se me promete más larga que la de Montecristo.


Una larga siesta, como la que me he pegado hoy, puede hacerte sentirte incómodo, como si fuera una traición al sueño nocturno, y, otra vez, a la rutina establecida.


A vueltas con la poesía, me he reencontrado recientemente con la de Kavafis, y he vuelto a admirar esa envidiable habilidad suya para recrear el mundo antiguo helenístico, y llenarlo de aromas del presente.


Últimamente soy demasiado víctima de la envidia, así que lo dejo aquí (de momento). Muchas gracias a todos, amigos.

Imagen procedente del blog Ingeniería civil



8 comentarios:

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues suerte con ese familiar en el hospital. Y espero que pronto vuelvas a reabrir el blog. Felices vacaciones. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Paco. La verdad es que se trata de mi mujer, y espero que estemos pronto de vuelta a casa.
Nos leemos, amigo.
Un abrazo.

Luis Valdesueiro dijo...

Lo mismo digo,José Miguel, que todo vaya bien.
Espero poder seguir leyéndote a lo largo del verano.
Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Luis, intentaré volver al blog lo antes posible, pues seguro que me entrará "mono".
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Gran entrada, tocayo. Muchísima suerte en el hospital, el blog es lo de menos. Eso sí, en cuanto acabes vuelta al tajo.

Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, tocayo, volver al tajo será sin duda un alivio para mí, cada vez más adicto a la blogueína.
Un abrazo.

Grandolina dijo...

Hola José Miguel!

Qué suerte la tuya de tener esa habilidad con la palabra!

Muchas suerte en la operación de tu mujer, deseo que todo vaya bien y regreses prontito a tu blog.

Te dejé un comentario en la entrada anterior felicitándote por la carta de tu alumnas, pero parece que se perdió.

Un beso

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Grandolina, por tus buenos deseos. Intentamos sobrellevarlo lo mejor que podemos.
Efectivamente, no he recibido el comentario al que aludías, pero muchísimas gracias.
Hasta pronto, espero, amiga.
Un beso.