MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

martes, 22 de junio de 2010

DESPEDIDAS

Esta mañana han terminado las clases. En un grupo de 2º de ESO, al confirmarles a los alumnos que ya no estaré con ellos el curso que viene, dos chicas se pusieron a escribirme una carta salpicada de emoticones, y la metieron en un sobre, que improvisaron primorosamente con un folio. Guardando su anonimato, me permito reproducir su contenido, faltas de ortografía incluidas:

"Hola Profe!

Queremos decirte que te queremos mucho y te echaremos mucho de menos. Perdón por los malos ratos que hemos hecho pasar.

Eres muy buena gente, nos ha gustado mucho tus clases porque siempre nos reimos mucho contigo.

Estamos muy tristes porque te vas, esperamos que te vaya muy bien en el siguiente instituto al que te vallas, y que no nos olvides
(Bueno, tampoco es tan fácil olvidarnos)

Te has portado demasiado bien con nosotros. Eres muy gracioso y muy simpático, por esto te hacemos esta carta!

DE TUS ALUMNAS

E. y F.

Muchas gracias por todos tus consejos y ayudas".


Muchas gracias a vosotras, chicas, de corazón.
No os olvidaré.

8 comentarios:

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Mis felicitaciones, JM, por esas muestras de simpatía, tan merecidas. Y bienvenido.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, José Manuel,hay detalles que te compensan por muchos malos tragos. Muchas gracias por tu bienvenida. Nos vemos pronto.
Un abrazo.

El alegre "opinador" dijo...

¡Enhorabuena profe!
Muestra inequívoca de tu buen hacer...
Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias a ti, Opinador, que eres del gremio.
Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Qué bonito, José Miguel. Al final vas a ser un padrazo. Si es que lo que pasa es que, al final, los niños son entrañables. Y si no fuera por estas cosas... Enhorabuena, profe.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Paco, que sabes también de los sinsabores de la profesión, y de sus ocasionales compensaciones.
Un abrazo.

Gonzalo Durán dijo...

Me temo que no sólo tus alumnos te echarán de menos, también lo haremos muchos de tus compañeros, aunque seguiremos compartiendo algunos ratos de vez en cuando (es una amenaza).

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchísimas gracias, Gonzalo, de corazón, por tu comentario. Seguro que nos veremos, y, por supuesto, dando lo mejor de nosotros, caiga quien caiga.
Un abrazo.