MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del escritor José Miguel Domínguez Leal

domingo, 30 de diciembre de 2018

OSCURO ANHELO (II) QUEQUI




Echo mucho de menos tu muda presencia elocuente,

tu mágica capacidad de dar alegría y sentido

a la rutina diaria que tú sin saber sostenías,

y yo tampoco sabía, de tanto que me sorprende

ahora el vacío desolador que dejas en casa.

De tu mirar incansable se alejan las constelaciones,

y el mundo ya se desentiende de tu pasear cauteloso.

Máquina de querer, a pesar de la muerte inminente

que se ha llevado tu vida de escala menor que la mía,

querías tú persistir en tu ser, como todos nosotros;

tanto fue el amor que te di, que quizás esperabas

que siempre te protegiera, ¿o era yo quién lo hacía?

Llevaste tu propio final con más dignidad que tu amo,

ansioso por retrasar el efecto del mal incurable.

Me siento morir en ese pasado que eres ahora:

Llorar por ti ha sido también llorar por mi mismo.

domingo, 23 de diciembre de 2018

OSCURO ANHELO (I)




L’amour est simple à définir, mais il se produit peu – dans la série des êtres. À travers les chiens nous rendons hommage à l’amour, et à sa possibilité. Qu’est-ce qu’un chien, sinon une machine à aimer? On lui présente un être humain, en lui donnant pour mission de l’aimer -et aussi disgracieux, pervers, déformé ou stupide soit-il, le chien l’aime. Cette caractéristique était si surprenante, si frappante pour les humains de l’ancienne race que la plupart – tous les témoignages concordent – en venaient à aimer leur chien en retour. Le chien était donc une machine à aimer à effet d’entraînement- dont l’efficacité, cependant, restait limitée aux chiens, et ne s’étendait jamais aux autres hommes.
– Extrait de « La possibilité d’une île » de Michel Houellebecq.


"El amor es simple de definir, pero se da poco en la serie de los seres. A través de los perros rendimos homenaje al amor, y a su posibilidad. ¿Qué es un perro, sino una máquina de querer? Se le presenta un ser humano, dándole por misión el quererlo, y por muy desagradable, perverso, deforme o estúpido que sea, el perro lo quiere. Esta característica era tan sorprendente, tan chocante para los humanos de la antigua raza que la mayoría -todos los testimonios coinciden- acababan por amar a su perro a su vez. El perro era, pues, una máquina de amar a efectos de entrenamiento, cuya eficacia, no obstante, quedaba limitada a los perros, y no se extendía nunca a los otros hombres".

En este extracto de su novela "La posibilidad de una isla" el autor francés Michel Houellebecq, vedette literaria cuyos atributos más prominentes han sido siempre el cinismo y la misantropía, hace una reflexión sobre su perro Clément, muerto poco antes a los 11 años, y del que hizo la estrella de una exposición que organizó en 02016 en París bajo el título de Rester vivant, "seguir vivo".

Por esa misma época hizo unas declaraciones al diario Le Figaro en las que afirmaba que "Clément a partagé ma vie. C'était un animal assez timide. Parfois, il restait enfermé derrière une porte pendant des heures sans appeler. Un humain ne ferait jamais ça, il crierait. Je trouve ça très émouvant, cette façon d'attendre, cette confiance. Le chien dépose sa vie entre vos mains. Il vous rend totalement responsable de sa survie. L'enfant aussi. Mais l'enfant n'a pas le choix. Le chien se donne librement. Il a une confiance totale. Les humains ne font pas ça." (Clemente ha compartido mi vida. Era un animal bastante tímido. A veces, se quedaba encerrado detrás de una puerta durante horas sin llamar. Un humano no haría eso, gritaría. Me parece muy conmovedora esta manera de esperar, esta confianza. El perro deposita su vida entre vuestras manos. Os hace totalmente responsable de su supervivencia. El niño también. Pero el niño no tiene elección. El perro se entrega libremente. Tiene una confianza total. Los humanos no hacen eso".

Decía también que su ateísmo no había sobrevivido a la muerte de su perro, como señala el autor del artículo, Sébastian Lapaque: "La mort de Clément a rendu moins certaine celle de Dieu. L'écrivain a envisagé de manière nouvelle l'éventualité qu'un autre monde soit glissé sous le nôtre - la possibilité d'une île éternelle. Clément attend-il Michel quelque part? Ce dernier s'est posé la question. «Je ne me définis plus comme athée, a-t-il confié au journal chrétien La Vie en 2015. Je suis devenu agnostique, le mot est plus juste.» (La muerte de Clemente ha hecho menos cierta la de Dios. El escritor ha contemplado de manera nueva la eventualidad de que otro mundo se deslice bajo el nuestro -la posibilidad de una isla eterna. ¿Clemente espera a Michel en alguna parte? Éste se ha hecho la pregunta. "Ya no me defino como ateo -confió al diario cristiano La vie en 2015- me he vuelto agnóstico, la palabra es más justa). 


Imagen: Exposición Rester vivant de Michel Houellebecq en el Palais de Tokio en París, 02016.

domingo, 9 de diciembre de 2018

"ELEGÍA EN LA MUERTE DE UN PERRO", MIGUEL DE UNAMUNO




La quietud sujetó con recia mano
al pobre perro inquieto,
y para siempre
fiel se acostó en su madre
piadosa tierra.
Sus ojos mansos
no clavará en los míos
con la tristeza de faltarle el habla;
no lamerá mi mano
ni en mi regazo su cabeza fina
reposará.
Y ahora, ¿en qué sueñas?
¿dónde se fue tu espíritu sumiso?
¿no hay otro mundo
en que revivas tú, mi pobre bestia,
y encima de los cielos
te pasees brincando al lado mío?
¡El otro mundo!
¡Otro... otro y no éste!
Un mundo sin el perro,
sin las montañas blandas,
sin los serenos ríos
a que flanquean los serenos árboles,
sin pájaros ni flores,
sin perros, sin caballos,
sin bueyes que aran...
¡el otro mundo!
¡Mundo de los espíritus!
Pero allí ¿no tendremos
en torno de nuestra alma
las almas de las cosas de que vive,
el alma de los campos,
las almas de las rocas,
las almas de los árboles y ríos,
las de las bestias?
Allá, en el otro mundo,
tu alma, pobre perro,
¿no habrá de recostar en mi regazo
espiritual su espiritual cabeza?
La lengua de tu alma, pobre amigo,
¿no lamerá la mano de mi alma?
¡El otro mundo!
¡Otro... otro y no éste!
¡Oh, ya no volverás, mi pobre perro,
a sumergir los ojos
en los ojos que fueron tu mandato;
ve, la tierra te arranca
de quien fue tu ideal, tu dios, tu gloria!
Pero él, tu triste amo,
¿te tendrá en la otra vida?
¡El otro mundo!...
¡El otro mundo es el del puro espíritu!
¡Del espíritu puro!
¡Oh, terrible pureza,
inanidad, vacío!
¿No volveré a encontrarte, manso amigo?
¿Serás allí un recuerdo,
recuerdo puro?
Y este recuerdo
¿no correrá a mis ojos?
¿No saltará, blandiendo en alegría
enhiesto el rabo?
¿No lamerá la mano de mi espíritu?
¿No mirará a mis ojos?
Ese recuerdo,
¿no serás tú, tú mismo,
dueño de ti, viviendo vida eterna?
Tus sueños, ¿qué se hicieron?
¿Qué la piedad con que leal seguiste
de mi voz el mandato?
Yo fui tu religión, yo fui tu gloria;
a Dios en mí soñaste;
mis ojos fueron para ti ventana
del otro mundo.
¿Si supieras, mi perro,
qué triste está tu dios, porque te has muerto?
¡También tu dios se morirá algún día!
Moriste con tus ojos
en mis ojos clavados, 
tal vez buscando en éstos el misterio
que te envolvía.
Y tus pupilas tristes
a espiar avezadas mis deseos,
preguntar parecían:
¿Adónde vamos, mi amo?
¿Adónde vamos?
El vivir con el hombre, pobre bestia,
te ha dado acaso un anhelar oscuro
que el lobo no conoce;
¡tal vez cuando acostabas la cabeza
en mi regazo
vagamente soñabas en ser hombre
después de muerto!
¡Ser hombre, pobre bestia!
Mira, mi pobre amigo,
mi fiel creyente;
al ver morir tus ojos que me miran,
al ver cristalizarse tu mirada,
antes fluida,
yo también te pregunto: ¿adónde vamos?
¡Ser hombre, pobre perro!
Mira, tu hermano, 
ese otro pobre perro,
junto a la tumba de su dios, tendido,
aullando a los cielos,
¡llama a la muerte!
Tú has muerto en mansedumbre,
tú con dulzura, 
entregándote a mí en la suprema
sumisión de la vida;
pero él, el que gime
junto a la tumba de su dios, de su amo,
ni morir sabe.

Tú al morir presentías vagamente
vivir en mi memoria,
no morirte del todo,
pero tu pobre hermano
se ve ya muerto en vida,
se ve perdido
y aúlla al cielo suplicando muerte.

Descansa en paz, mi pobre compañero,
descansa en paz; más triste
la suerte de tu dios que no la tuya.
Los dioses lloran,
los dioses lloran cuando muere el perro
que les lamió las manos,
que les miró a los ojos,
y al mirarles así les preguntaba:
¿adónde vamos?

via
Imagen: Richard Müller.

jueves, 29 de noviembre de 2018

LVELC (26/11/2018) Actualidad Política Con José Miguel Domínguez Leal: Pablo Iglesias, Manifestaciones espontáneas dirigidas & Cristóbal Colón




Para este duodécimo programa, contamos en las ondas de radio de La Voz De Un Repúblico, con José Miguel Domínguez Leal de la provincia de Cádiz, uno de los responsables del Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional (MCRC). 
Escuchad aquí.

domingo, 25 de noviembre de 2018

AFRONTAR LA REALIDAD





Amigo lector:

Afrontar la realidad es difícil, y a veces el autoengaño parece una salida, y un arma dilatoria de supervivencia. Pero llega un momento en la vida en que la sumisión y la humillación no parecen monedas de cambio aceptables a cambio de la tranquilidad, que es una pasión extendida entre nosotros, como decía Antonio García-Trevijano. En los entornos humanos puede encontrarse personas que quieren imponer su voluntad a los demás de una manera explícita o bien sibilina, presentándose como imprescindibles de facto o de iure, y paralizando iniciativas ajenas, aunque resulten beneficiosas para un pretendido objetivo común, pues las sienten como una amenaza para su ambición insensata de control. Crean así un consenso oculto, un statu quo sobreentendido al que hay que someterse, pues "es lo mejor", y cuyo cuestionamiento puede llevar, en contextos laborales, a situaciones de acoso laboral, y en otros entornos, a la exclusión y soledad que redunda en parálisis y reduccionismo sectario.

Es ese espíritu de sumisión, entreverado de resignación y paciencia cristiana, el que atraviesa obras como La vida del escudero Marcos de Obregón de Vicente Espinal, frente a la exasperación vital que caracteriza a obras como Moravagine de Blaise Cendrars, o a la esperanza de mejora comunitaria que emana de la afirmación personal que trasluce en Doña Bárbara de Rómulo Gallegos, que leo en la actualidad. Es uno de esos libros que heredé de la breve biblioteca de mi padre y que no había leído nunca, pero cuyo olor a papel viejo me acompañaba desde la infancia. Tiene, pues, para mí algo de venerable.

La muerte acecha. La veo en la sentencia que pesa sobre mi mascota. La cuido, y trato de retrasarla, siguiendo las indicaciones de la veterinaria. Ella sigue viviendo su normalidad perruna, sin dar signos de menocabo vital o de dolor. El cáncer en sus fases finales es doloroso; recuerdo la muerte de un amigo muy creyente, y cómo su esposa se preguntaba porqué su muerte había tenido que ser tan dolorosa. Nos vemos desarmados ante el dolor, quizás porque desvela la ilusión dualista de alma y cuerpo, y que ni siquiera a la postre el cuerpo es rey, pues partes ínfimas de él se rebelan contra su aparente unidad, y lo minan y lo destruyen sin piedad entre dolores atroces. Ese dolor será como la persona que nos empuja para entrar en el metro, deseando acortar el viaje, aunque sea a ninguna parte, a la nada asensitiva.

Vale.


Imagen: Raymond Depardon

domingo, 18 de noviembre de 2018

ESCUELA NO APTA PARA NIÑOS (II)




Otro de los conceptos que atraviesan el programa ideológico SKOLAE es el de la "visibilidad" de las mujeres, víctimas del "androcentrismo" que es "una manera de "mirar" e interpretar el mundo, en la que el hombre es el centro y medida de todas las cosas. Es un enfoque sesgado de la realidad, ya que la cultura, el trabajo, la humanidad, e incluso las mujeres, se miden y se valoran en relación con los valores masculinos dominantes, que son los esenciales y los principales. Esta perspectiva se ha llevado a cabo sistemáticamente en todas las disciplinas, y ha supuesto la invisibilidad, desvalorización y sumisión de las mujeres en todos los ámbitos de la vida." (p. 25) Esta idea de la "visibilidad" se presenta como una metáfora reduccionista de las complejas relaciones entre hombres y mujeres en la sociedad, marcadas, sin duda, por la dependencia. Tal idea de la visibilidad es en sí un mero referente a apariencias que podrían fácilmente subsanarse a tal nivel de exterioridad sin cambiar el fondo del problema (el feminismo de género no ve o no quiere ver la contradicción en la que cae por ejemplo, al defender el velo islámico como una manifestación multicultural, y al no presentarlo como el signo de sumisión al varón que evidentemente es), y a ello responde, en mi opinión, la insistencia en el empleo del llamado lenguaje inclusivo que se presenta como remedio contra "los sesgos del lenguaje para invisibilizar a las mujeres" (p. 30), como si el lenguaje, una estructura de relaciones abstractas, que usa el masculino plural, término no marcado en una oposición binaria, para englobar a los dos géneros (gramaticales) en el plural según un principio de economía y eficacia comunicativa, fuera un ser pensante cargado de la intención "machista" de ocultar a la mujer en la forma plural. Tamaña estupidez nos retrotrae a la prehistórica concepción mágica del lenguaje en el que éste podía transformar la realidad mediante la articulación de determinadas palabras. Arma, no obstante, de predilección del feminismo de género le sirve para demostrar la eficacia del binomio amigo-enemigo, categoría de lo político establecida por Carl Schmitt, al tiempo que tal "visibilidad" lograda, le permite apartar el foco de otros casos flagrantes de discriminación de las mujeres, como los sufridos en el seno de comunidades fuertemente patriarcales, o de las situaciones de las mujeres maltratadas por los maridos que no pagan las pensiones de manutención como una forma consciente de violencia indirecta.

Podría decirse incluso que la ideología de género, de la que SKOLAE no es más que un panfleto, deriva en un "ginocentrismo" cuando habla de la economía feminista de Amaia Pérez Orozco, que insiste en "situar el género como una variable clave que atraviesa el sistema socioeconómico, es decir, no es un elemento adicional, sino que las relaciones de género y desigualdad son un eje estructural del sistema, el capitalismo es un capitalismo heteropatriarcal.(p. 37), apero concluiremos hablando de uno de los aspectos más chocantes del programa, y no nos referimos a los juegos eróticos para niños,("Reconocimiento de la sexualidad infantil desde el nacimiento despenalizando el reconocimiento y la vivencia de dicha sexualidad en el ámbito de la escuela y la familia (curiosidad sexual, juegos eróticos infantiles…(p. 68))aContenido del itinerario, cuyo materialización quedaría al arbitrio de los sufridos maestros y profesores, cuya sensatez y sentido común son superiores a la que esta estúpida sociedad mediatizada por la propaganda partidocrática cree, sino a un rasgo mucho más turbador, el rechazo al llamado "amor romántico" (El sentimiento que llamamos amor se ha de atender y analizar de manera contextualizada, atendiendo al tiempo y a la cultura. En su reconstrucción burguesa, el amor romántico ha sido definido desde la heterosexualidad y sobre la base de una división de roles dentro de la pareja. Alrededor de este amor romántico se configura un conjunto de creencias conocidas como los mitos del amor romántico (mito de la media naranja, de los celos, de la pasión eterna, del cambio por amor, de la entrega total, de compatibilizar amor con sufrimiento…) . Son imágenes idealizadas que sirven para perpetuar los desequilibrios de poder existentes, que favorecen la tolerancia de comportamientos abusivos y que se consideran como algo natural o normal en las relaciones, por lo que son resistentes al cambio. Resulta fundamental analizar con el alumnado sus posibles consecuencias y la relación de estos mitos con la violencia contra las mujeres (pp. 63-64)) . El planteamiento perverso de esta ideología, que como toda ideología en la historia parte de una visión parcial de la realidad para imponerla al resto, consiste en presentar el modelo de la pareja en la que existe maltrato o violencia -que ha conseguido sibilina y elocuentemente que se llame "de género"- como la única existente, y hace, pues, una caricatura del amor, llamándolo "romántico" fruto de una "reconstrucción burguesa" -expresión que revela en cuánta naftalina se ahogan los autores de este programa- para ridiculizar las ideas de entrega, sacrificio y transformación (con las de compartir y complementaridad) que puede conllevar un verdadero sentimiento amoroso, y que cualesquiera padres y madres de familia pueden conocer bien. El amor, como sentimiento que puede sacar lo mejor -y lo peor de nosotros mismos si sólo es una máscara del egoísmo- que nos separa y eleva del grupo, haciéndonos menos controlables, ha resultado siempre sospechoso para los movimientos totalitarios, y es ese misma desconfianza hacia el amor la que debe hacernos sospechosos a los autores y promotores de tal programa de ideologización obligatoria de niños y adolescentes.


Imagen: René Maltête

domingo, 11 de noviembre de 2018

ESCUELA NO APTA PARA NIÑOS (I)





Ha provocado cierta polémica el proyecto del gobierno foral navarro de implantar de manera progresiva un plan de coeducación llamado SKOLAE, en el que se propone entre otras actividades para niños de 0 a 6 años la realización de "juegos eróticos infantiles" (p. 68). La apariencia sórdida del asunto ha dado para muchos titulares, pero merecería la pena profundizar en lo que propone realmente este programa, y determinar cuáles son sus verdaderos objetivos.

Así, en su preámbulo se afirma que el objetivo del programa es: "acompañar a cada comunidad escolar como facilitadora del proceso de aprendizaje de niñas y niños desde que nacen y durante todas las etapas de su educación en la adquisición de las competencias necesarias que les permitan elegir su proyecto vital propio, desde la libertad y la diversidad de opciones, sin condicionantes de género sea cual sea su raza, religión, nivel económico, cultural, origen, etc." (p. 8). La idea del acompañamiento en el proceso de aprendizaje es propia del constructivismo pedagógico, matriz de la LOGSE, que relativizaba el papel del profesor como transmisor de conocimientos; aunque en este caso no se trata de que el profesor transmita nada, sino que le señale a los alumnos el modo de vida a seguir. Este "proceso" se realizará a lo largo de un "itinerario" (de los 0 a los 18 años) marcado por la consecución de unas "competencias básicas" (todo ello lenguaje muy característico de la administración educativa, aunque ya el concepto de "competencia básica", propio de la LOE, fue sustituido por el de "competencia clave" en la LOMCE, aunque no deja de ocultar la misma realidad de que se pretende evaluar maneras de actuar y no conocimientos en sí) que permitirán al alumno "elegir, construir y vivir el proyecto vital propio desde el conocimiento, la libertad y la capacidad de decidir sobre su futuro sin condicionantes de género, aprendiendo a identificar las desigualdades, a luchar contra ellas y a ejercer su derecho a la igualdad en el ámbito de su cultura, religión, clase social, situación funcional, etc." (p. 17). Es revelador a este respecto, aparte del pedante e inexacto uso de la preposición "desde", extendido desde la época de la Transacción del 78, el que ese "proyecto vital", que se supone marcado así por unas premisas previas que le son dadas al alumno, esté relacionado con el género, es decir, con la ideología de género que se basa en la distinción normativa del feminismo clásico entre sexo biológico e identidad de género como rol social que conlleva dicho sexo, para llegar a la idea, en sus aspectos más extremos, de que el sexo biológico es irrelevante en el constructo social y cultural que debe ser el género. Último elemento que me parece digno de destacar es ese objetivo irrenunciable a la "igualdad" que atraviesa todo el documento, que debe ejercerse en el seno de la "cultura, religión, clase social" de cada alumno, lo que responde, en mi opinión, a un enfoque multiculturalista o comunitarista que entra en contradicción con la formación de ciudadanos de un Estado nación dado, y que representa un ataque a la unidad del sujeto constituyente, en un designio de atomización victimista de éste.
Definida esta "competencia global" se lo presenta estructurado en 4 "aprendizajes" que se desarrollan, a su vez, en 4 "competencias", a cumplimentar de la cuna a la sepultura escolar en tres ámbitos: el personal, el de las relaciones, y el social. Tal ambición de control y de no dejar nada al hacer, responde al designio de "hacernos competentes tanto para el diagnóstico crítico de la realidad, desde un enfoque de género bien fundamentado, como para el diseño de nuestra implicación en construir nuevas identidades igualitarias, masculinas y femeninas" (p.20). La afirmación evidente de que el programa está marcado y dirigido por una ideología concreta, en este caso, la de género (aunque eufemísticamente se hable de "enfoque" o "perspectiva") que utiliza el noble señuelo de la búsqueda de la igualdad para imponerse, sin que quepa contestación alguna a lo que se presenta como un bloque monolítico de desarrollo, nos sitúa en el terreno de una imposición ideológica intolerable -siendo además todo ideología una visión parcial de la realidad-, pues se pretende desarrollar en la escuela pública, a la que están obligados por ley a asistir los alumnos, y de carácter totalitario, pues se pretende modelar el pensamiento de los discentes en un sentido determinado, para lo que los autores del plan no se privan de citar a promotores de esta ideología como Angela Davis y Amelia Varcárcel, y a proponer "claves de género" y un "análisis desde un enfoque de género", de interpretación de la realidad, para lograr "el fomento de un pensamiento crítico entre el alumnado acerca de las desigualdades existentes en diversos ámbitos (familiar, escolar, social, laboral…). Para ello es fundamental abordar conceptos clave de la teoría de género: sistema sexo-género, socialización de género, roles y estereotipos de género, mandatos de género, identidad de género, interseccionalidad, igualdad-diferencia-desigualdad-discriminación, división sexual del trabajo, conciliacióncorresponsabilidad-sostenibilidad, sincretismo… El conocimiento de estos conceptos permitirá al alumnado realizar una lectura de las situaciones desde el enfoque de género." (p. 24)



Imagen: René Maltête

domingo, 28 de octubre de 2018

PRELUDIOS DEL FRÍO




Amigo lector:

Hace tiempo que no me dirigía a ti, muda distorsión electrónica. Estas semanas han estado señaladas por la digestión del ritmo escolar, y mis colaboraciones en medios como LCTV del MCRC y LVDUR de Julián Vileya, hablando sobre temas de educación, política y cultura. Aunque me supone un esfuerzo relativo, trato de hacerlo lo mejor que puedo, como casi todo lo que hago. Espero que la obra y el pensamiento de D. Antonio García-Trevijano sean más conocidos e influyentes en nuestra desnortada y sumisa sociedad. Sus rémoras han sido y son insidiosas, y sibilinas, pero, sobre todo, idiotas, en el sentido más originario del término. Y aquí me veo con una cara pública que no sé muy bien cómo va a aguantar todos los embates. A veces lo del valor es sólo cuestión de empeñarse en mostrarlo.

En cuanto a mi vivencia, puedo decirte que el mundo que me rodea hace crecer mi conciencia de ser efímero; multiplico gestos, algunos enfados, rasgos de ingenio, y vestimenta, como el que se pone sus mejores galas antes de ser fusilado. El amor o su ausencia me sonríe en la esquina de enfrente; lo miro, y bromeo con él; lo temo, y lo deseo, pero, ¿hasta qué punto? La edad la siento como un marco de creciente gravedad que va asentando los pasos y gestos, aunque todavía no dificultándolos; todo se ha convertido en un decorado agradable y aparentemente estable, pero en mi interior siento la sospecha de que se puede desplomar sobre mí en cualquier momento, como un kamikaze inapetente.


Vale.


Imagen: Tullio Crali, "kamikaze"

domingo, 21 de octubre de 2018

LITERATURA CIPOTUDA





Recientemente leía en el digital El Español la siguiente noticia sobre el Festival Eñe, que en su décima edición se celebra el próximo noviembre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid: "El Festival Eñe ya no es cipotudo: ahora reinan mujeres y gays". La autora de tal artículo, Lorena G. Maldonado, se felicitaba de que "El Festival Eñe -la gran fiesta de la literatura- ya no es cipotudo: esa fue la gran crítica que se le hizo al evento en su pasada edición, que en plena explosión del movimiento feminista volvió a apostar por el hombre hetero como sujeto literario para copar su cartel (masculino en un 80%). A pesar de la brillantez y la trayectoria de los autores que asistieron, no dejaba de resultar curiosa la sordera de la organización ante la reivindicación de las creadoras, ante su deseo de dejar de ser ignoradas. Sin ellas, los lectores pierden la mitad de la mirada ante la vida".

En consonancia con esto, el director del Festival afirma que en esta edición el Festival cuenta con "una representación mucho más ecuánime del mundo", con un 55% de hombres, que permitirá hablar de la vida: "de barrios, de lesbianas, de feminismo, de qué es ser de izquierdas hoy, entre otras muchas cosas". El director -cuyo nombre ahorro por vergüenza ajena- se queja asimismo de la falta de paridad en las publicaciones editoriales, signo de desigualdad que empieza ya por el número de manuscritos recibidos en las editoriales, y en lo tocante a la ideología señala que "La literatura ayuda a entender el mundo, a no ser tan tajante en algunas decisiones… y a compadecer y conmoverte ante el dolor, que es lo único que es políticamente útil”, reflexiona. Pero la cultura de España ¿es de izquierdas? “Sí. No sólo es de izquierdas en España, sino que la cultura en general es de izquierdas. Y creo que España es de izquierdas, que lo sigue siendo, a pesar de que en los últimos años se hayan producido confusiones demoscópicas y electorales. España es un país de izquierdas todavía y mi generación, hasta que muera, lo seguirá siendo por razones históricas”, sostiene. “La izquierda y la empatía tienen mucho más que ver que la derecha y la empatía."

Lo único interesante de este penoso artículo y de las declaraciones del director del evento exliterario es lo revelador que resulta de cómo la ideología socialdemocrata, al servicio de la partidocracia, en sus variadas manifestaciones (ideología de género, feminismo misándrico, y corrección política) se pretende apoderar de una manifestación artística como la literatura, en la que han destacado hombres y mujeres -cierto que en menor número- a lo largo de la historia (Puede señalarse que en otras artes como la pintura o la música la brecha parece aún mayor). 

Por una parte, creo que les hubiera resultado extremadamente chocante a escritoras como Emilia Pardo Bazán y Rosalía de Castro comprobar que se establece una cuota de participación en un congreso literario por los atributos sexuales del artista, y no sólo esto, sino también en relación inversamente proporcional al tamaño de éstos; en efecto, se desdeña la participación de escritores "cipotudos", es decir, los dotados de un buen "cipote" al modo del "cipote de Archidona" celiano, con lo que la autora del artículo se amolda a la vulgaridad rijosa del Nobelado autor gallego, espejo en su tiempo de un machismo desacomplejado. Contradicciones del feminismo de cuota.

Por otro lado, el director del Festival, cuya expresión escrita espero que no sea tan anacolútica como la oral, nos descubre, en sus declaraciones, que la literatura sirve, según él, para fomentar el relativismo -tan opuesto a la vieja ortodoxia marxista- paralizante en lo intelectual y lo moral, que desemboca necesariamente en un sentimentalismo irreflexivo y fácilmente manipulable desde los poderes estatales. "Conmoverte ante el dolor, que es lo único que es políticamente útil", dice, pero, ¿útil para quién?; pues, sin duda, para esa "izquierda" que identifica con la "cultura", términos que no alcanza a precisar, sino a repetir como un mantra de su indigencia intelectual. Esa "izquierda" que aparece en su balbuciente discurso no es más que la falsa izquierda de la partidocracia actual -a la que el director pide, cómo no, más subvenciones para una próxima edición-; izquierda aliada de la clase reinante económico-financiera, que ha eliminado a los parados de sus discursos, y que pretende vestir falsos ropajes de progresismo para ocultar que lo único que le interesa es perpetuar sus intereses oligárquicos tras haberse apoderado e identificado con el Estado.



Imagen: Manfred Hirzel

domingo, 14 de octubre de 2018

INTERVENCIÓN EN EL PROGRAMA "LA VOZ EN LA CALLE"




He intervenido en el programa "La Voz En La Calle" del Canal "La Voz De Un Repúblico", dirigido por Julián Vileya, para hablar sobre mis recuerdos de D. Antonio García-Trevijano, y de temas de actualidad política y cultural. Podéis escucharlo aquí.

domingo, 7 de octubre de 2018

CORPOSIDAD





Alfiletero es el cuerpo de malestares nocturnos,

¡lejos de mí el dolor y sus fuentes de agua maldita!

El cuerpo enfermo es el rey que impone sus normas atroces:

barre la esperanza, la reflexión y los goces,

destruye la ilusión del yo y sus falsas raíces.

La muda materia dicta el discurso de lo patético.

La vida es enfermedad que apogea en suicidio bastardo.



Imagen: Nils Dardel, The dying dandy.

domingo, 30 de septiembre de 2018

ESCRITORES Y PARTIDOCRACIA




Hace ya casi 60 años de la muerte de Albert Camus. Modelo de escritor comprometido, y hombre de izquierdas, como él mismo se llamaba, "a pesar de ella y de mí mismo" siempre quiso mantener su independencia intelectual, lo que le acarreó violentos ataques por parte de la intelligentsia de la época, encabezada por Jean-Paul Sartre, de obediencia debida a los dictados de la U.R.S.S., a la que Camus llamaba "horrible sociedad intelectual" en un discurso que todavía produce un nudo en la garganta cuando se lo escucha en boca de su autor:

"Yo sé, en todo caso, solitario o no, hacer mi oficio, y si lo encuentro a veces duro, es porque se ejerce en esta horrible sociedad intelectual en la que vivimos, donde se hace un punto de honor de la deslealtad, donde los reflejos han sustituido a la reflexión, donde se piensa a golpes de slogan, y donde la maldad intenta hacerse pasar demasiado a menudo por inteligencia. Yo no soy de esos amantes de la libertad que quieren adornarla de cadenas redobladas, ni de esos servidores de la justicia que piensan que se sirve bien a la justicia, cuando se entrega varias generaciones a la injusticia. Vivo como puedo, en un país desdichado, rico en su pueblo y su juventud, provisionalmente pobre en sus élites, lanzado a la búsqueda de un orden y de un renacimiento en el que creo. Sin libertad verdadera ni un cierto honor yo no puedo vivir. Ésta es la idea que me hago de mi oficio".

Camus muere en 01960, cuando los Estados de partidos que surgen de la 2ª Guerra Mundial se están consolidando bajo el manto excusador de la Guerra Fría, y cuando él podía alzar su voz, llena de autoridad moral, contra ese mundo intelectual y literario que tomaba sectariamente un claro partido político. Su pensamiento, empero, estaba destinado al fracaso, pues la ingenuidad de su pretensión de sustituir la política por la moral suponía que Montesquieu, entre otros, no había pasado a su lado.

En la Europa de nuestros días, y más concretamente en un país como España, estos apasionamientos y estas muestras de dignidad y honor parecen cosa de otro planeta. El mundo literario es más bien un mundillo donde sobrenadan ambiciones y soberbias aisladas, que pretenden no ver el mar de indiferencia que les rodea hasta más allá del horizonte. El escritor tipo no tiene, y lo que es peor, no quiere tener un peso como referente intelectual y moral en esa "búsqueda de un orden y de un renacimiento" en el que sí creían artistas como Camus. No hay escritores, pues, que participen siquiera en esta farsa de política que es el Estado de partidos, ni la degradación moral y política de la sociedad española tras la Transacción del 78 es objeto de sus creaciones (algunos, empero, pretenden presentar sus obras como una crónica de esta época, aunque no hagan más que memorias privadas); la partidocracia sostiene así una hegemonía cultural tan férrea a través de sus medios de comunicación de masas castradores y ocultadores de cualquier brote de reflexión intelectual o creación artística, que el escritor, que no siente ni concibe la necesidad de esa "libertad verdadera y un cierto honor", vegeta en su solipsismo a la sombra de un poder al que no suele criticar más que bajo retratos costumbristas y difusos, sólo atento a las presentaciones de sus obras, a la recepción de éstas entre sus amigos del oficio, a poder entrar en la corrupta rueda de los premios literarios como premiado y jurado y viceversa, y atento, en fin, a mantener su precario e ilusorio status mediante el endiosamiento y la envidia preventiva.

domingo, 23 de septiembre de 2018

LA ACECHADORA





Amigo lector:

Esta semana que termina ha supuesto la vuelta efectiva de los alumnos a las aulas. No me ha ido mal, a pesar del calor húmedo y agobiante de este septiembre anómalo (esta mañana en la playa después de nadar -el sol que despuntaba sobre la cúpula del viejo balneario anaranjeaba mis manos, e iluminaba el fondo marino, y mi alma se estremecía pensando en los nadadores de combate de Constantinopla-, un habitual me ha dicho que los temporales de este invierno han retrasado tres meses el buen tiempo); con los alumnos de francés de bachillerato sigo actuando como demiurgo para la preparación de la prueba pseudoexterna Bachibac (el apáñatelas como puedas, el vosotros los profesores seréis también los examinadores, y otros principios de excelencia educativa), y con los de latín de 4º de ESO he empezado con buen pie, a ver cómo sigo.

Cuando se es consciente de la certeza de la no muy lejana muerte de un animal de compañía, a pesar de la aparente normalidad del presente, quizás lo más duro es vérselas con ese sentimiento de impotencia. Fue premonitorio el viaje en taxi a la clínica para la última revisión -yo ya había notado la aparición de bultos signo de tumores malignos o benignos en el vientre más abajo de la zona donde la operaron en febrero pasado- , durante el cual el taxista me dijo que a veces había tenido servicios de madrugada en los que llevaba a urgencias veterinarias a perros en estado calamitoso con sus dueños, y cómo le impresionaba ver como éstos acumulaban sus últimas fuerzas para mirar a sus dueños. La veterinaria me dijo que los tumores podrían muy bien ser malignos como la otra vez, pero, que en esta ocasión, por la zona, que implicaría una cirugía muy invasiva y extensa, y por la edad de la perra -ya a punto de cumplir 15 años-, ya que ellos plantean ese tipo de operaciones para individuos menores de 12 años, sin dar ninguna seguridad de que no surjan nuevos tumores o metástasis, desaconsejaba una nueva intervención. Es cierto que ya fue dura la otra operación, y la perra tardó en volver a ser ella misma. Me aconsejó observarla estos meses -"yo sé que tú la tienes mirada; muchos dueños se despreocupan"-, hacerle una ecografía en diciembre, y ver cómo pasaba el invierno.

Bueno, así estoy, observándola. Ella sigue con su rollo de "perra feliz": come, ladra, le gusta pasear, sigue dedicándote largas miradas. Se aferra a la vida, a pesar de que debe sentir algún tipo de dolor crónico, como, por otra parte, cualquier individuo mayor. Aferrarse a la vida, a su esencia que es su existencia, como decía Heidegger, y yo aquí, como testigo inerme de la muerte que acecha, y que vencerá a la postre, como es, ha sido, y será, y más aún desde que cedo a la tentación de personificarla. A pesar de la ineluctabilidad de la situación, no dejo de sentir un difuso rencor por tener que mezclar la tristeza, y la alarma con los ratos de alegría que aún puedo pasar con ella.

Vale.


Imagen: Richard Kalvar

domingo, 16 de septiembre de 2018

REVISTA DE PRENSA





La actualidad viene marcada por el escándalo de la tesis doctoral del actual presidente de gobierno partidocrático, tras el de los másteres ad hoc de miembros del otro principal partido del régimen. Así, medios como OKDiario y ABC afirman que parte de la tesis del susodicho fue redactada por la propia directora de tesis y miembros del tribunal que la juzgó, y que éste fue confeccionado a la carta para beneficiar al candidato. Desgraciadamente, esto no debe sorprender. Así, hasta los años 80 los tribunales de titularidades y de cátedras en las universidades españoles eran elaborados por sorteo por el Ministerio de Educación. Después de la Ley de Reforma Universitaria esta facultad pasó a corresponder a los departamentos universitarios, dando pie a la espantosa endogamia existente en nuestras universidades, a la postergación de candidatos de currículum más sobresaliente frente al protegido de turno (que se ve ante un tribunal en que es el único candidato a la plaza en cuestión), y, en fin, a la soberbia y la impiedad con que se conducen los beneficiarios de esta corrupción institucionalizada correlativa de la política de la que ya hablamos aquí.

El tema de la inmigración ilegal sigue siendo un factor de división en la UE, entre la visión nacionalista de Salvini y la globalista de Macron, según indica The Spectator, y que marcará el futuro de Europa a partir de las próximas elecciones al parlamento europeo. En Italia, entretanto, como indica Il Sole y en España las cifras de emigrantes nacionales jóvenes con nivel de instrucción supera las cifras de la postguerra. ¿Cómo puede decirse entonces que hacen falta tantos inmigrantes? ¿Cómo puede decirse que van a pagar nuestras pensiones personas que van con un expediente de expulsión pegado a la espalda y condenadas a la economía sumergida, la explotación y el trabajo en negro? Incluso ONGs beneméritas colaboran en presentar como una emergencia humanitaria lo que no es más que un trasiego incontrolado de inmigrantes -que no refugiados- ilegales, sin que a nadie le importe lo que le pase a estas personas. Pagarles un billete para una gran ciudad esperando que ésta se los trague no es ninguna solución, sino una fuente de seguro conflicto. Así, Ilya U. Topper en un magnífico artículo en Mediterráneo Sur insiste en el engaño y la trampa en que se ven atrapados estos inmigrantes:

"Cada uno de los dos millones de inmigrantes y refugiados que llegaron a Europa en 2015 podría haber venido con tres mil euros en el bolsillo si se le hubiera permitido subirse a un avión de línea con un visado electrónico en el pasaporte. Bastante más de lo que han llevado encima muchos de mis amigos que se fueron de Cádiz a Londres a fregar platos. Un capital que se hubiera podido completar – clases de idiomas, asesoría – con el dinero que Bruselas ha dedicado al Frontex: 140 millones en 2015, 251 millones en 2016.
Claro que viendo las condiciones que una fábrica alemana está dispuesta a ofrecer a sus trabajadores, muchos de estos inmigrantes hubieran preferido cogerse el avión de vuelta para invertir los tres mil euros en algo más inteligente. En un negocio, una empresa local. Ahora no pueden. Atrapados en la espiral de la droga que es la inmigración ilegal – mortífera y creadora de mafias como cualquier narcótico ilegal – ni siquiera pueden hacerlo quienes, tras años de sudores, consiguen un empleo en Europa, pagan sus deudas, viven razonablemente bien. No. El paraíso artificial que han creado a ojos de su familia, allá en el pueblo, es tan alucinógeno que no tienen más remedio que gastarse todos los ahorros en un coche de segunda mano, preferiblemente de gama alta, cargarlo de regalos inútiles y viajar en verano al pueblo – en el Rif pueden verlo ustedes – para fardar de ser ganadores. Para enganchar al próximo pardillo.
A Europa le funciona. Nunca le faltará mano de obra esclavizada. La izquierda que salva vidas y la derecha que le recrimina que salve vidas – hipócritamente: sabe que necesita a estos inmigrantes – se complementan a la perfección. Salvamos vidas, ellos nos necesitan, ellos son pobres, nosotros somos buenos, somos generosos, demasiado generosos, despilfarramos recursos públicos en una Europa en crisis, ellos comen nuestro pan, moros fuera.
Ellos no nos necesitan. Nosotros necesitamos a ellos. Desesperadamente. Observe usted una curva de la población europea. La que muestra el número de personas en edad de trabajar y de pagar impuestos y la de personas con derecho a recibir una jubilación del Estado. Asústese.
Y no me diga que no hay trabajo. Lo que no hay son ganas de utilizar el dinero público en pagar trabajos para el bien común en lugar de usarlo para rescatar bancos. Ni ganas de obligar a utilizar el dinero privado en pagar a los trabajadores. ¿Ha intentado alguna vez visualizar en fajos de billetes las cifras que cada trimestre comunican las grandes corporaciones bajo el epígrafe de “beneficio neto”?"
El diario El País anuncia la intención del gobierno de crear una Comisión de la Verdad como una "contribución a la construcción colectiva de la memoria democrática española". Todo lo cual parece un paso más en el absurdo del concepto de "memoria histórica" ya refutado por el filósofo Gustavo Bueno:

La memoria histórica personal es el recuerdo del mundo histórico que a cada cual, o a su grupo, le ha tocado vivir, especialmente en un sentido activo. El peligro por tanto de la pretensión de convertir las memorias personales (o del grupo de personas), necesariamente parciales (partidistas), en memoria histórica objetiva o total es evidente. En realidad se trata de una pretensión reivindicativa. ¿Qué quiere decir la «memoria histórica» de los sucesos de octubre de 1934 en Asturias? ¿Qué es «memoria histórica» del proyecto de invasión de las guerrillas, a través del Pirineo, en 1945? ¿Qué es «memoria histórica» de la transición democrática? ¿Quién se atrevería a afectar imparcialidad científica en esta «memoria histórica» por antonomasia, para los españoles del presente?
La memoria histórica, en cuanto memoria personal, subjetiva o de grupo que es, tiene siempre un componente reivindicativo. Y no digo que la reivindicación no deba hacerse, digo que no debe hacerse en nombre de una «memoria histórica universal», común y objetiva, puesto que la memoria histórica es siempre memoria individual, biográfica, familiar o de grupo. Y esto explica por qué la llamada «memoria histórica» se oculta: porque no es memoria sino selección partidista. La memoria histórica es a la vez damnatio memoriae. Por ejemplo, la memoria histórica, que contradictoriamente, propone borrar un retrato de Girón, ministro de Franco, de la Universidad Laboral de Gijón. Que propone retirar del callejero de una ciudad los nombres de los «golpistas» que se alzaron contra la República; una memoria histórica que por otra parte no pide eliminar los nombres de otros golpistas contra la República, los de octubre de 1934, como lo fueron Ramón González Peña o Belarmino Tomás.
Por tanto, las reivindicaciones de las memorias personales, contra todo tipo de amnesia y de amnistía, no debe hacerse en nombre de la memoria histórica común, sino en nombre o bien de la memoria individual o familiar, o bien en nombre de planes y programas políticos o científicos. Esto explica por qué la llamada «memoria histórica» no es propiamente memoria, sino selección partidista; por qué se eclipsa de modo funcional, y por qué la «memoria histórica», paradójicamente, derriba las estatuas de Lenin o de Franco. Dicho de otro modo, la memoria histórica sólo puede aproximarse a la imparcialidad cuando deje de ser memoria y se convierta simplemente en historia.




Imagen: Jacobus van Looy

domingo, 9 de septiembre de 2018

ADONIS Y ATALANTA





Amigo lector:

Han pasado varias semanas desde mi última carta abierta. Debo reconocer que este verano ha sido particularmente movido, y ha puesto a prueba mis nervios, más templados de los que yo creía al principio. Mi participación en las asambleas de julio del MCRC y mi elección como vocal de la Junta Directiva de dicha asociación, -sorprendido aún por la actitud de los traidores al pensamiento de Antonio García-Trevijano que pretenden destruir el movimiento creado por él-, un grave problema familiar que me ha dado quebraderos legales de cabeza hasta que ha quedado encauzado, algún problema de salud, y una obra en casa han configurado la carta sísmica de mi ánimo. Espero, amigo, amiga, que a ti te haya ido mejor, aunque hay que desconfiar de las Tebaidas veraniegas, que, al poco de volver al trabajo, se desvanecen en el olvido, o peor en quejumbroso recuerdo. Seré muy raro, pero no para mí no supone ningún trauma volver a mi trabajo. Yo lo elegí, y hay millones que no lo tienen, los parados, que han desaparecido si os fijáis de los discursos políticos. Por otra parte, es cierto que mi colectivo, el de los profesores de secundaria, es uno muy machacado a la par que sumiso, y eso puede explicar muchas actitudes. Pero la verdad y la dignidad siempre por delante, y las cosas no serán lo mismo, os lo aseguro.

En un reciente desplazamiento en coche por la provincia, me vino el recuerdo de viajes similares realizados siendo niño en autos de familiares: el sol de la tarde que restallaba vivaracho o ya moribundo en los campos baldíos y cansinos, los meandros de la ruta colgados de la espera tediosa, el tropel de imágenes que eso desencadenaba en mi mente vagarosa: espejos, mujeres, más carreteras, ansias de infinito, cursos de agua, indefinida angustia... Nunca he hecho uso de mi carnet de conducir, y la carretera a veces me vuelve a colocar en ese estado de trance inane pero conmovedor al cabo. ¿Qué más podría esperar, yo, pobre sombra rodada?

En mi mesilla de noche me ha acompañado parte de este verano el libro décimo de las Metamorfosis de Ovidio. Siempre da éste la impresión de utilizar el leit-motiv de las transformaciones según el hilo temporal de la cronología mítica, tan determinada en la Antigüedad para ilustrar tabúes sexuales como la transexualidad en el caso de Ifis (aunque este mito pertenece al final del libro noveno, vv. 704-797), la pederastia en el Orfeo desencantado por el suceso de Eurídice (Ille etiam Thracum populis fuit auctor amorem / in teneros transferre mares citraque iuuentam / aetatis breue uer et primos carpere flores [10, 83-85]), quien será el encargado de cantar los amores homosexuales de Júpiter y Apolo por Ganímedes y Jacinto, el fetichismo de Pigmalión, el ansia incestuosa de Mirra, el peor de los pecados, -la prohibición universal señala por Lévi-Strauss que impedía el intercambio de mujeres entre las poblaciones primitivas-así afirmado por el propio Orfeo (...Scelus est odisse parentem; / hic amor est odio maius scelus... [10, 314-315]), de acuerdo con la sobria y conceptuosa expresión poética del poeta sulmonense, tendente al paralelismo, y a la construcción quiástica; también canta Orfeo al fruto de ese amor prohibido, Adonis, condenado a un triste final, así como la bella y veloz Atalanta, víctimas de la imprudencia y de la impiedad.





Imagen: Bartholomeus Breenbergh, Venus mourning the death of Adonis, 01646

domingo, 2 de septiembre de 2018

15º ENCUENTRO DEL MCRC EN CÁDIZ




Ayer nos reunimos miembros del MCRC en Cádiz en un restaurante de Alcalá de los Gazules. Hablamos, primero, sobre el desarrollo de las dos asambleas nacionales extraordinarias celebradas en junio pasado, y sobre la constitución de la nueva Junta Directiva. Se estuvo de acuerdo en que es un momento crucial para el MCRC tras la muerte de su fundador, D. Antonio García-Trevijano, y el abandono de la asociación por parte de algunos miembros que han querido primar el desarrollo de su propio proyecto ideológico sobre la búsqueda de la libertad política colectiva marcada por una verdadera democracia caracterizada por la separación de poderes en origen, y el principio de representación política, secuestrada por las listas electorales forzosas de los partidos del régimen, principios estos a los que pueden sumarse personas de cualquier ideología. Las acusaciones que se han hecho al MCRC de tener una ideología provienen de individuos incapaces intelectualmente de salir del círculo vicioso de su propia ideología extrema.


A la nueva Junta Directiva se le pide que se cree una estrategia de comunicación interna y externa, desarrollando, por ejemplo, notas informativas para los asociados que fluyan con periodicidad. Parece, asimismo, necesario que las propuestas de acción individuales sean rigurosas y financiadas, si así procede, y sometidas a control. Se pide también que se doten los medios técnicos y financieros para las emisiones de radio y televisión, así como el estudio de la propuesta de plataforma digital. En cuanto a la organización, ésta debe ser funcional y no territorial. Así, por ejemplo, los responsables de Cádiz, refrendados en sus cargos por unanimidad, tienen el proyecto de contactar a los asociados de Sevilla y Huelva para reconstituir el MCRC en esas provincias, carentes de coordinador/responsable, para lo que esperan contar con el apoyo técnico de la Junta Directiva.

domingo, 26 de agosto de 2018

FRAGMENTOS DE MI TRADUCCIÓN DE "BALDO" V: La burla maloliente de Cíngar contra Zambello (7, 428-613)




Cíngar, siguiendo su venganza contra los instigadores del encarcelamiento de su amigo Baldo, decide hacerle una burla maloliente al hermanastro de aquél, Zambello, que se puso a cagar en la puerta de su desamparada cuñada, Berta. Véase aquí.

domingo, 19 de agosto de 2018

REVISTA DE PRENSA




En la prensa española se levantan voces contra el régimen partidocrático nacido en la llamada Transición, o más bien Transacción entre los oligarcas del Franquismo y los nuevos aspirantes de la presunta oposición, que optaron por el pactismo y el consenso -la muerte en sí de la libertad de pensamiento-, y no por la ruptura democrática. Así, José Antonio Gómez en Diario 16, aunque realiza algunas afirmaciones erróneas como la de que los ciudadanos eligen a su primer ministro, acierta en señalar que "España sigue cumpliendo la voluntad del dictador Francisco Franco en lo referente a la Jefatura del Estado. La Monarquía fue impuesta de manera torticera a los españoles porque jamás se ha preguntado al pueblo por el modelo de democracia que quieren. En el referéndum de la Constitución, que ahora va a cumplir 40 años, se obligó a votar el texto completo en el que se imponía a un Rey sin que los ciudadanos pudieran determinar si estaban de acuerdo o no con ello. Fue un trágala en toda regla: «si queréis una Carta Magna que reconoce al pueblo derechos y libertades hay que tragar con los Borbones». Si en 1.978 los ciudadanos se hubiesen rebelado y votaran en contra de la Monarquía estaban impidiendo la aprobación de la Constitución. Por tanto, por más que los defensores de la Monarquía afirmen que Felipe VI o Juan Carlos I fueron elegidos por el pueblo, la realidad es que no es así, sino que el propio aparato del Estado determinó que los españoles debían tragar con la voluntad de Franco si deseaban que se les reconocieran los derechos y libertades de los que disponían los ciudadanos de los países democráticos." Señala, asimismo, el autor del artículo que la presunta función moderadora de la Monarquía no es más que una forma de aquiescencia a la corrupción del régimen. El otro aspecto que según el articulista adultera la democracia española -pues no parte del hecho de que esto que hay en España no es una democracia, pues no hay separación de poderes ni principio de representación política- es La ley de Amnistia, que impidió condenar los crímenes del Franquismo. No entiende el autor que las llamadas a la concordia y a la reconciliación -piénsese en lo ocurrido en Francia tras el Terror- son las propias de la oligarquía que sucede a una dictadura, para asegurarse el reparto de las prebendas del Estado.

A vueltas con la Carta Otorgada del 78, Manuel Pulido Mendoza indica en Disidentia algunos de sus graves defectos como el concepto de nacionalidades, introducido por los oligarcas redactores para contentar a sus correligionarios nacionalistas vascos y catalanes, el cambiar el nombre de la lengua común de 'español' a 'castellano', idiotez monumental como la de llamar al italiano toscano, con el mismo objetivo de obsequiosidad hacia los corruptos nacionalistas pequeñoburgueses, y, finalmente, la creación del inaudito "Estado de las Autonomías", máquina multiplicadora del gasto público, despilfarradora y fuente de gabelas clientelares para los partidos del régimen. En cambio, las reformas constitucionales que propone el autor sin un cambio del sistema político a través de un periodo de libertad constituyente no parecen más que meros parches.

Por otra parte, el predominio del sentimentalismo sectario y la inintelectualidad en el discurso de lo políticamente correcto está llevando, como revela Marilisa Palumbo en el Corriere della Sera, a algunas universidades norteamericanas a organizar cursos de "debate civil", para enseñar a los jóvenes a enfrentarse a ideas diversas sin enrocarse, agredir o exigir su censura por considerlas ofensivas para determinadas personas o colectivos.

En este aspecto, podría incluirse la polémica surgida en Gran Bretaña en torno a las declaraciones del político Boris Johnson, quien, después de criticar la reciente decisión del gobierno danés de prohibir el burka en los espacios públicos, atacaba al tiempo el carácter opresivo de estos ropajes, la presión de algunos hombres musulmanes para su porte, y defendía la libertad de cada institución de exigir a sus alumnas no acudir a sus centros vestidas como "ladrones de bancos" o "buzones de correos". Brendan O'Neill en The Spectator considera que las acusaciones realizadas contra Johnson de "islamófobo", nazi y racista son, en realidad, un retorno por la puerta de atrás de las leyes contra la blasfemia, creando un campo de fuerza moral en torno a la religión para protegerla de la crítica y del escepticismo. Afirma el autor que esto también apunta a una profunda confusión entre libertad y tolerancia entre los usuarios de los modernos medios de comunicación y expresión: "Parecen pensar que la sociedad no tiene sólo la responsabilidad de garantizar la libertad de fe de sus ciudadanos, sino que tiene también que respetar lo que sus ciudadanos creen. Esto es un craso error. En una sociedad libre, la gente debe tener el derecho de adoptar las convicciones religiosas o morales que consideren mejores, pero el resto de nosotros debemos tener el derecho de criticar o incluso ridiculizar estas convicciones. Eso es libertad en acción".


Imagen: John Williams

domingo, 12 de agosto de 2018

EL NADADOR





El hombre que surge en bañador del bosque pautado

es un salvaje de la  memoria perdida y buscada

en los meandros del olvido crecido y piadoso.

Son las piscinas que se empeña en nadar discontinuos

círculos del infierno de la verdad sumergida,

que emerge en andas de la conciencia del tiempo perdido.











Imágenes: fotogramas y carteles de la película The swimmer (01968), protagonizada por Burt Lancaster. Algunos de estas imágenes aparecen en el vídeo de la obra audiovisual B-movie (Ballardian Video Neuronica) de John Foxx sobre los minutos 15'20'', 19'49'', y 25'05''




domingo, 5 de agosto de 2018

REVISTA DE PRENSA





En el diario ABC se indica que la Comisión Europea considera al sistema autonómico como el principal problema de España: la maraña legislativa interautonómica, propia de regímenes feudales y de nostálgicos de los derechos de portazgo, y la limpieza lingüística ejercida sobre el idioma español en ciertas autonomías dificultad el desarrollo y la movilidad de empresas y trabajadores. Todo responde a la dinámica de la oligarquía de partidos estatales de jibarizar a la sociedad civil haciéndola cada vez más dependiente del poder del Estado que ellos monopolizan.

En Francia el diario Marianne se hace eco del hashtag divulgado en Marruecos "sé un hombre, y cubre a tu mujer", que resulta una prueba añadida de que los islamistas quieren convertir el velo en la mortaja de los derechos civiles de las mujeres, algo imposible de aceptar en una República Constitucional; una legislación igualitarista en cuestión de derechos y laica impediría las ensoñaciones racistas de la petición de homogeneidad del sujeto constituyente. En este sentido, la negación de entidad sustantiva y cerrada que hace Gustavo Bueno de las llamadas esferas culturales, a las que atribuye una unidad fenoménica, contribuye a disipar esta ilusión totalitaria:

No cabe hablar, según lo que hemos dicho, por tanto, de conflictos de culturas, o de conflictos de civilizaciones; tampoco cabrá hablar de integración o de expansión de culturas. Todas estas expresiones habrían de ser reexpuestas en términos de conflictos de elementos culturales, o de integración, o de difusión de elementos o rasgos culturales. Por ello, quien considere a un elemento cultural (pongamos por caso, el sistema democrático) como universal, no podrá sin más ser acusado de etnocentrismo. Menos aún podrá ser acusado de etnocentrismo (o de monismo cultural) quien reconozca y defienda la universalidad del teorema de Pitágoras, como elemento desprendido, no ya de la cultura griega, sino de toda cultura, como estructura válida para todas las culturas, por encima de cualquier relativismo.


En Corriere della Sera Mario Garofalo analiza la propuesta de democracia directa del partido Cinque stelle a través de la plataforma digital Rousseau. El autor recuerda la afirmación de Norberto Bobbio de la imposibilidad de trasladar el sistema de democracia asamblearia directa de la Atenas periclea, integrada por unos seis mil individuos a las grandes naciones-estado actuales. El mismo Rousseau -afirma- negaba la posibilidad de la existencia de una democracia directa, al tiempo que negaba la democracia representativa, que debía residir, como recordaba Antonio García-Trevijano, en el proceso de deliberación. Por otra parte, esta increencia en el principio de representación afecta al propio autor del interesante artículo, quien, no consciente de su imposibilidad en el sistema electoral proporcional de listas cerradas o abiertas, considera que la demanda del partido Cinque Stelle del establecimiento del mandato imperativo, que llevaría a que los diputados que no cumplan el programa por el que fueron elegidos fueran revocados, como pedía también García-Trevijano, "es un peligro para la democracia por un simple motivo: vuelve a los parlamentarios controlables, no libres de actuar según el interés general". Es, ciertamente, la sombra del abate Sièyes la que sigue planeando sobre la intelectualidad europea, prorrogando en el tiempo la traición de la clase política al electorado como afirmaba el propio García-Trevijano:


Si una causa particular tuviera que explicar la traición general de la clase política al electorado, no podría ser otra que la prohibición del mandato imperativo. La Constitución es tan irresponsable que, desconociendo los fundamentos históricos de esa prohibición, la tomó de viejos textos constitucionales, sin darse cuenta de que la nueva representación proporcional se basa en el mandato imperativo de los jefes de partido. A quienes nada les importa que sean nulas todas las leyes emanadas del Congreso, por vulnerar esta prohibición constitucional.
La prohibición del mandato imperativo tuvo, en su origen, sentido revolucionario. Y hoy lo tiene completamente reaccionario. A finales de julio de 1789, Sieyès proclamó que la cuestión del mandato imperativo había quedado resuelta en la Asamblea Nacional de 17 de junio, porque la Nación no recibe órdenes de nadie. A esta razón teórica se unió la razón práctica de que el mandato imperativo que recibían sus representantes en los “cahiers de doléances” (Reforma), no contemplaba la Declaración de Derechos ni la separación del ejecutivo y el legislativo (Revolución). El sentido jurídico del viejo mandato representativo fue transformado en libre representación política, sin mandato ni delegación, es decir, en “soberanía representativa”, por utilizar la misma expresión que Sieyès.
En la cátedra española se enseña la falsedad de que la prohibición del mandato imperativo obedece a la necesidad de respetar la independencia de los legisladores, cuando jamás ha tenido esa motivación. En su origen, la prohibición fue concebida como una improvisación, para permitir la Revolución de la libertad y la separación de poderes, no previstos en los mandatos del electorado. Ahora se proclama la prohibición para impedir el mandato revolucionario de los electores; y se deroga en la práctica para mantener la dependencia del poder legislativo respecto del gobierno.


Imagen: Albert Engstrom