MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

jueves, 29 de octubre de 2009

ALUCINACIÓN LECTIVA



Esta tarde salí con la cabeza como un bombo del instituto después de "gestionar" -como dicen los pedantes- una última clase de cerca de una treintena de 'preadolescentes' en ebullición. Después de una breve siesta dada para ver si me recuperaba del dolor de cabeza, me despierto oyendo en la radio que el ministro del ramo propone elevar la edad de escolarización obligatoria hasta los 18 años. Mi primera reacción fue pensar cuántos años me caerían si me colara en el ministerio con una metralleta y me cargara a los que se han cargado, a su vez, la enseñanza pública. Tras recobrar la serenidad, vi que esta medida demagógica, que sólo pretende atenuar temporalmente las cifras del galopante fracaso escolar y del paro juvenil, convertiría a los centros, -"guarderías levemente informatizadas" a decir de la extraordinaria Mercedes Rosúa, cronista privilegiada de la destrucción de la enseñanza española. Con tres palabras definió la vida española desde la Transición, "tiempo de chantaje"-, con su carga de objetores escolares a partir de los 14 años, en auténticas ollas a presión de inviable manejo. ¡Convertir nuestro ya raquítico bachillerato, el más corto de Europa, en un 5º y 6º de ESO, a mayor gloria de la funesta LOGSE-LOE del centenario partido! Dicha ley, que copió el modelo de la "escuela comprensiva" cuando ya estaba demostrando su fracaso en Inglaterra, obliga a escolarizar juntos por edad a los alumnos, sin permitirles a éstos opciones o itinerarios adaptados a sus intereses, que ya están en gran medida claros a los 14 años, condenando a muchos al hastío, y al resto a la tiranía de los boicoteadores de aula ¡Generaciones sacrificadas en el altar de un dogma pedagógico! Y ahora que me llamen 'segregador' y 'elitista' algun@s de es@s grotescos hombres-anuncio de ideologías liberticidas que se pasean por los centros: La realidad es terca, y tenemos, por primera vez en la historia de España, una generación que cuenta con menos titulación que la anterior.
Ahí va un pequeño poema en desagravio:



ALUCINACIÓN LECTIVA

A José Hierro

Sombra hormiga,

dudosa cortina,

rareza del viento

ensortijado.

Carnaval violento

entre épicas de silencio.

Hay hambre de rima

¡Ja!

y un tedio enamorado.



3 comentarios:

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Me gusta mucho el final, José Miguel.

Paco Gómez dijo...

Muchos niños a los 12 años dejan de estudiar. Lo que les queda: 4 años secuestrados en un instituto durante los que darán el coñazo hasta la extenuación. Si hacen la Educación obligatoria hasta los 18 incrementaremos el secuestro 2 años. Y a ver quién le dice algo a un "hombrecito" de 17 años, por ejemplo. ¿Le ponemos mirando a la pared? Es como si hubiera una mano negra que se ha propuesto cargarse la educación pública, como si hubiera un plan en la sombra.
Un compañero de 58 años ha abandonado el otro día el instituto. Su hermano le deja un taxi para que trabaje dos años hasta la jubilación. Con la excedencia en la mano nos dijo a todo el depto.: "Ya no aguanto más tonterías de los niños". Y se largó. ¡Con un par!

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias a ambos. Ciertamente, resulta incomprensible este empecinamiento en el error, que sólo puede responder a ceguera ideológica y a intereses creados. Esta centrifugación de despropósitos me parecen "avisos para el derrumbe", como decía A. García Calvo, lo malo es que los cascotes van a caer en la cabeza de los de siempre: de los que estamos a pie de trinchera.