MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

martes, 6 de julio de 2010

BACK IN BLOG


Ayer salimos mi compañera y yo del hospital, aunque no fue fácil, como véis. La verdad es que nos han tratado muy bien, no hubo problemas con la operación, y la convalecencia de mi pareja parece que va a ser menos ardua de lo que se temía. Su habitación estaba al lado de la maternidad, y daba gusto ver a los bebés, que traían y llevaban en una especie de carrito, todo arrugaditos e indefensos. Los hospitales no deben ser tan lúgubres (aunque sean a menudo antesalas de la muerte), si la vida se enreda como hiedra entre los pasillos en forma de llanto de niños, y de sonrisas de bellas enfermeras que demuestran una preocupación real por los enfermos. Muchas gracias a ellas, al Dr. Julio Sancho, y a todos vosotros, amigos, que habéis demostrado interés aquí por nosotros.



He vuelto, digo, para quedarme. Como para mí el blog no es un trabajo, no me tomaré vacaciones blogueras, y seguiré "abierto por vacaciones", como ha hecho mi tocayo Ridao (¡Cualquiera le cierra el blog!). Intentaré ponerme al día de vuestras entradas. Nos leemos.



Parece que hay mar de fondo en Radio Clásica: José Luis Pérez de Arteaga ha recuperado la antigua duración de su programa, y de la despedida de algunos programas que vinieron con Fernando Palacios deduzco que ya no se oirán en septiembre. Confiemos en la nueva directora.


10 comentarios:

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues me alegro de que la operación no fuera nada. Y, nada, disfrutemos de las merecidas vacaciones. Nos leemos. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

He recibido un comentario, pero se ha borrado solo al ir a leerlo. Muchas gracias de todos modos.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Me alegro por las buenas noticias. Un abrazo y recuerdos a L.

Alejandro dijo...

Era mío, José Miguel.
Parece que Blogger anda hoy de capa caída porque me ha pasado algo parecido en otros blogs.

Si no recuerdo mal, te preguntaba por qué dirección tomasteis ante tan complicada elección y te decía que las maternidades de los hospitales son lugares donde se palpa el optimismo, la alegría y la esperanza y que, por proximidad, éstas se derramaban sobre las habitaciones más cercanas.

Me alegro de que la convalecencia de tu pareja no vaya a ser tan delicada como esparabais y os deseo una temprana recuperación.

Yo, aunque me marcho de vacaciones, tengo previsto aparecer por mi blog, y esta casa, una vez a la semana.

Te deseo un feliz descanso.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Paco y José Manuel, muchas gracias, seguimos en contacto por este medio.
Un fuerte abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Alejandro, primero, por volver a escribir tu comentario (es cierto que blogger está dando problemas hoy), y, segundo, por tus amables y sentidas palabras.
Nos leemos, amigo, y felices vacaciones.
Un abrazo.
P.D.: La planta de maternidad estaba llena de estas indicaciones de salida, incluso de una en doble dirección como ésta, y que me hizo mucha gracia.

José Miguel Ridao dijo...

Me alegro muchísimo, tocayo. A pesar de la humanidad que desprenden algunos hospitales es mejor la humanidad de nuestros hogares. Y los blogs siempre abiertos, que nunca se sabe lo que puede entrar y lo que puede salir de allí.

Un abrazo, y gracias por la mención.

Sandra Ramos dijo...

Me alegro de que todo haya salido bien. Un abrazo a los dos. Nos seguiremos leyendo también en verano.

Aurora Pimentel dijo...

A mí me ha pasado igual, blogger no dejó mi comentario o lo que fuera. Decía que enhorabuena, que me alegro y que ahora descanso y tranquilidad. Me alegro de que vuelvas al blog. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchísimas, gracias, Aurora, Sandra, y José Miguel. Seguiremos encontrándonos en este foro.
Un fuerte abrazo.