MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

martes, 20 de julio de 2010

LEVANTE


Huyen los pájaros hacia el oeste.

El pútrido viento calienta las horas,

y araña, y acecha la casa con plagas

de polvo insidioso, libélulas rotas,

y olores de podredumbre difusa

que heraldo son de invisibles langostas.

2 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Ese levante que te aniquila y deseca, te transtorna y te derrumba.
Precioso poema,Jose Miguel.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Natalia. El levante puede ser avasallador.
Un abrazo.