MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 25 de mayo de 2012

DE TERREMOTOS Y MUNDOS ARTÍSTICOS

Las desoladoras imágenes del reciente terremoto en Italia me han conmovido profundamente. Ferrara y su entorno se han visto particularmente afectadas, y esta imagen en particular

me ha hecho recordar la obra de un pintor que fue muy querida para mí: Giorgio de Chirico. Éste residió en Ferrara en los años de la Primera Guerra Mundial, y su paisaje arquitectónico y ciudadano se sumó a las influencias florentinas, turinescas y parisinas que integran los inquietantes fondos de sus obras de tal periodo: grandes arcadas blanquecinas, muros sinuosos de ladrillo, estatuas sedentes, torres lejanas adornadas de relojes difusos... arquitecturas severas de problemática geometría sobre las que puntúan las sombras de misteriosas figuras bajo un horizonte verdoso y helado, congelado como el de los sueños. En una de sus obras más representativas, Las musas inquietantes (1918), aparece al fondo el palacio de la familia de los Este en Ferrara, que queda perfectamente integrado en el collage onírico que caracteríza a los cuadros pintados en dicha ciudad por De Chirico.

Tuve la suerte de poder contemplar este cuadro hace unos años en una exposición sobre el surrealismo que se realizó en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Era la pieza central de la muestra (abría, de hecho, su recorrido), y sobrecogía el vigor de su colores, y su evocadora fuerza visual. Recordé entonces una de las primeras exposiciones que se organizaron en el Museo Guggenheim de la capital vizcaína sobre las vanguardias de los comienzos del s. XX, donde me sentí un tanto decepcionado al ver cómo habían envejecido (e incluso depauperado) algunas obras, demasiado atadas, incluso en sus materias primas, al color de época.
De Chirico es uno de esos artistas que se caracterizan por haber creado un mundo artístico propio, paraíso del que, sin embargo, pueden verse expulsados por la espada flamígera del Ángel de la Inspiración; un regalo divino que se escurre entre las manos, algo que se da y que se quita sin, quizás, otra posible explicación. De tal suerte, en las décadas siguientes De Chirico se repite a sí mismo, y su autoproclamado retorno a los clásicos de la pintura constituyó una huida hacia adelante.
En mi infancia y primera adolescencia, esta pintura (llamada metafísica por Apollinaire, si no recuerdo mal, aunque sería más acertado llamarla onírica) ejerció sobre mí, niño que se extasiaba ya ante los misteriosos dibujos de OPS, que bebía en De Chirico y Max Ernst, un enorme poder de sugestión. Compré su novela Hebdómeros, publicada en Ediciones del Cotal, de quien también compré en la época los Manifiestos y textos futuristas de F. T. Marinetti. Conservo este libro, pero perdí aquél, lo cual sigo lamentando. En él De Chirico verbalizaba ese mundo de imágenes que constituía su particular universo artístico, bello pero limitado  en cuanto a desarrollos y, tal vez sobre todo, en sentido.


4 comentarios:

Luis Valdesueiro dijo...

Inquietante foto, incluso sin caer en la alegoría. Ayuno como estoy de imágenes, por hastío de los telediarios, no sospechaba yo que este terremoto fuera tan destructivo.
Un saludo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Pues parece que sí lo ha sido, y que puede haber afectado a importantes obras de artes como diversos frescos.
Un cordial saludo, Luis.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Pues sí, inquietante foto como inquietante es De Chirico y Marinetti. Son como malos sueños. En cambio miras al campo este mes de mayo -no sé si en Cádiz ya abruma el calor- y se olvidan los males. Bueno, vosotros tenéis "además" el mar, o sea, que podéis calmaros.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Mayo de tiempo cambiante éste, y mar aún como una esperanza lejana de verano. Ya espero ansioso el fin de curso.
Un fuerte abrazo.