MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

sábado, 20 de noviembre de 2010

AGUSTÍN GARCÍA CALVO


En mi condición de esclavo del latín (realmente servil y digno de disciplina inglesa) quiero hablar hoy de uno de mis amos predilectos: Agustín García Calvo. Aparte bromas, García Calvo es un eximio representante, junto a Antonio Fontán, Rodríguez Adrados, Lasso de la Vega, Luis y Juan Gil, Bassols de Climent, Mariner, Fernández-Galiano, Lisardo Rubio, Ruiz de Elvira, Holgado Redondo y otros, de una Edad de Oro de la Filología Clásica española, que la hizo equiparable a la de cualquier país europeo, incluida Alemania. De la variada obra de García Calvo me ha interesado más su faceta de filólogo, poeta y traductor. Yo escuchaba un programa que tenía a finales de los años ochenta en Radio 3, donde combinaba exposiciones sobre la realidad circundante con lecturas de sus poemas. Me atraía de él su carácter de outsider voluntario de los medios de comunicación (su negativa a aparecer en televisión), y del mundillo cultural y literario (en una apasionada y hermosa antología de poesía española de postguerra, Miguel García-Posada, 40 años de poesía española, le hacía un lugar fuera de tendencias y generaciones). Compartía algunos de sus planteamientos anárquicos y rechazaba otros. Y sobre todo, lo admiraba por sus traducciones rítmicas de la poesía greco-romana, que buscaban restituir los ritmos originales y naturalizarlos en español (entendido como lengua viva, ajena a lo que él llamaba espofcon, "español oficial contemporáneo", lo que le ha llevado a un uso desinhibido de metaplasmos), empleándolos él mismo en su poesía. En este sentido, son señeras sus traducciones de la Ilíada de Homero y del De rerum natura de Lucrecio. Por influencia suya, hice traducciones rítmicas de los poemas estudiados en mi tesis doctoral, y de los presentes en mi tesina publicada. Pasé a usar esos moldes para mi propia poesía, y en la actualidad combino estos esquemas, sobre todo el tetrámetro dactílico (con posibilidad de primera sílaba en anacrusis), con el endecasílabo tradicional.
Recientemente, García Calvo ha publicado en su editorial Lucina una traducción rítmica de Los Persas de Ésquilo, redactada en dos meses. A sus 83 años, el gran filólogo y poeta nos sitúa ante la peculiaridad única de la primitiva tragedia griega, con las danzas y cantos coordinados de los coros, que servían de contraparte a los dos o tres, en algunos casos, actores de la tragedia esquilea, que, con sus máscaras (personae) representaban los distintos personajes en un escenario de increíble sobriedad. García Calvo transmuta al español la variedad de ritmos de los anapestos, trímetros yámbicos y las partes cantadas, que al leerlas en voz alta, creo que transmiten parte de esa magia y pathos irrepetible del teatro antiguo. Larga vida al maestro, con el que me gustaría trabar conocimiento algún día.
Reproduzco a continuación un vídeo donde se escucha a García Calvo recitar, en español y en griego, el comienzo de la tragedia susodicha en una versión publicada en 1984. La transcripción de ambos textos puede leerse en el blog Canzoniere, cuyo autor es quien ha colgado además el vídeo en Youtube. La imagen de García Calvo la he tomado del blog Enquiridión.


  

7 comentarios:

Lisarda dijo...

García Calvo es uno de los más sólidos escritores vivientes. Leí-y aprendí al leer, como pasa con los verdaderos maestros- su magnífico libro sobre el ritmo en el lenguaje y ese poema-ensayo que es el Sermón de ser y no ser.Un libro genial, que de haberse publicado bajo seudónimo de T.S.Eliot hubiera tenido más lectores "incondicionales" por estas pampas.

¿Sigue por el Ateneo de Madrid?Ojalá puedas conocerle, hay que darse esos gustos en vida!

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Coincido plenamente con tus apreciaciones, Ignacio. Creo que mantiene una tertulia semanal en el Ateneo.
Un abrazo.

tomae dijo...

Al parecer sigue con esa tertulia, y canta el himno que compuso para la comunidad de Madrid,

Quiza os interese verlo aquí.

Un saludo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Tomae, por el himno, y por pasarte por aquí.

Editorial Lucina dijo...

Hola,he encontrado esta entrada del blog y con tu permiso la enlazo al blog de Lucina, la editorial de Agustín García Calvo. pronto pondremos la venta de los libros del catálogo por internet. La Tertulia es todos los miércoles a las 20:30 en el Ateneo de Madrid (C/ Prado, 21). Para escucharlas, si queréis, están todas archivadas en la página: http://www.editoriallucina.es/cms/agustin-garcia-calvo/tertulias-politicas-del-ateneo.html

Un saludo

Editorial Lucina dijo...

Metí mal el enlace a la editorial:
www.editoriallucina.es

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Es un honor.
Saludos.