MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 26 de marzo de 2010

LA VIÑA Y TARIFA


Concluye una semana agotadora. "La secundaria está imposible", me decía un viejo conocido al que han hecho liberado sindical de un sindicato de enseñanza, al tiempo que me contaba que, al tener más tiempo libre, estaba pensando en preparar una tesis. Yo, que no tengo esa suerte de ser liberado, debo enfrentarme todos los días a la pleamar de las aulas. Me he prometido no sorprenderme ya por nada de lo que vea u oiga en las clases, pero esta semana he vuelto a "cruzar otra línea roja". Un alumno de ESO me pedía ayuda para rellenar un formulario oficial, y al verlo por primera vez interesado en algo que exigiera esfuerzo intelectual, me puse a ayudarle en un aparte de mi clase de francés. Mi centro de trabajo está en pleno corazón del barrio de la Viña, emblemático en Cádiz por su idiosincrasia carnavalera (Yo nací y he vivido en el barrio de Santa María, de no menor importancia, en mi opinión, por su vocación flamenca), y el alumno me preguntó: "Profesor, ¿cómo se escribe Viña?". Con cansada mezcla de esperanza y escepticismo sólo acerté a responderle: "¿Me lo estás preguntando en serio?", aunque ya debía saber que era así, pues otro alumno terció: "Claro, profesor ¿no se escribe con 'b'?" Por supuesto, acabé diciéndole que era con 'v', y terminé "traduciéndole" las preguntas del cuestionario, pues no entendía los términos administrativos más sencillos.

Hace 2 o 3 años la Junta "descubrió" (básicamente a través de los informes PISA) que los alumnos tienen una comprensión lectora insuficiente, por decirlo con términos piadosos, y manda a sus inspectores a los centros para ver cómo se mejoran las llamadas, en la jerga al uso, "competencias instrumentales básicas", es decir, lengua y matemáticas. Cerrar los ojos a la realidad, y pretender que la secundaria se convierta en una prolongación de la primaria (lo que no deja de estar en el espíritu logsiano), parcheando lo que no se hace en ésta, no es la solución. Mejor harían pidiendo que se abolieran estas funestas leyes educativas ¿Es que no hay nadie dispuesto a acabar con esta odiosa estupidez? Muy al contrario, en nuestra Andalucía "imparable" sigue adelante este nuevo ROC, que fomenta esta extensión de la enseñanza básica de la primaria a la secundaria y la supresión de la especialización consagrada en los departamentos didácticos, objeto de fusión en "áreas", ciertamente como en primaria.

Me he llevado a unos alumnos interesados (pues también hay buenos alumnos y hay que cuidarlos) de excursión a Tarifa, que no visitaba hace más años de los que puedo recordar. Visitamos todo lo visitable de este hermosa localidad, y me ha cautivado el aspecto del mar Mediterráneo, remansado y sobrio en la Punta de Tarifa, separado por una leve lengua de tierra del tumultuoso y rizado océano Atlántico. Mágica Tarifa.

Felices vacaciones, amigos. Que Dios os guarde.

4 comentarios:

El alegre "opinador" dijo...

Menos mal que han llegado las vacaciones, aunque sean cortitas, ya no podía más de agotamiento físico y mental.
En mayo llegará la época de que los alumnos rellenen los impresos de matrícula para la selectividad y, con dieciocho años, hay que dedicar más de media hora a que lo hagan y la mitad acaban llenos de tachones y de tipp-ex. Andalucía que "avanza"... La que nos espera. Vamos a tener que trabajar hasta los doscientos años para mantener esto en pie.
A descansar. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Bueno, Opinador, veo que aunque seas de Bilbao también te cansas como yo. No es para menos con esta profesión. Tengo amigos en Bilbao, y suelo ir allí al menos una vez al año. Le dedicaré alguna entrada. Que nos cundan lo más posible estas vacaciones. Un fuerte abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Ay, Dios mío, cómo está el patio educativo. Ya sabíamos menos los del BUP que los de la reválida de la generación de nuestros padres, la de los míos, al menos. Luego supieron menos la que hoy ronda los 30 o los veintialgo... Pero ya los que están ahora estudiando... es todavía menos...que menos.

En fin, que descanséis los profesores que os lo merecéis. Con admiración y respeto lo digo, de verdad.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Aurora. Aprovecharé estas vacaciones en casa para leer, descansar, escuchar música, cine, quizás, y dar unos paseos a la quequi. Un abrazo.