MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 24 de agosto de 2012

ARABESCOS

En mi visita a la exposición artística celebrada en la Casa de las Cuatro Torres de Cádiz en la primera quincena de agosto, más que las piezas expuestas en sí, de calidad intermitente, me atrajo la casa en sí, y más concretamente, sus suelos, que me trajeron a la memoria las solerías de las casas que conocí en mi infancia en los años 70 (me resisto a utilizar la coletilla "del pasado siglo"; con un poco de suerte, mi vida acabará en torno a 2050 o antes probablemente; tenía 34 años en 2000, y me considero un hombre formado en el siglo XX, y siento sus hitos como los míos, a pesar de que mi madurez corre en este nuevo siglo, marcado ya por diversas tragedias e incertidumbres dolorosas para nuestro país y el mundo), plagadas de arabescos, a modo de jeroglíficos sin sentido ni objeto más que prolongarse en la repetición de una perspectiva pesadillesca y borgiana.






Me conmovió también la presencia en algunas habitaciones de frisos similares a los que decoraban hasta media altura las casas de mi padre en la calle Santo Domingo y de mi abuela en la calle Pelota, y que encontraba aquí casi intactos. Frisos y papeles pintados acabaron sustituidos por la pintura al gotelé, signos de unos tiempos quizás más higiénicos, pero también más minimalistas e impersonales.


También los balcones y azoteas forman parte de mi imaginario infantil; esos balcones descascarillados y orgullosos en su aérea amplitud (tan contrarios a los ventanucos carcelarios que prodiga la nueva, estúpida y premiada arquitectura en nuestra propia ciudad), aberturas ensimismadas a un pasado que ya es sólo añoranzas soleadas,


y las azoteas desportilladas, mapas de una geografía enigmática y cambiante para el niño ansioso de misterio, y puntuadas por sus inquietantes desagües, y ciertos objetos de inubicable utilidad, desterrados del sentido, que parecen ahora homenajes involuntarios y antojadizos a Ernst, De Chirico o Magritte.






No hay comentarios: