MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 12 de febrero de 2010

PALABRAS DE CHESTERTON (II)


"Virgilio, quién dudará de tu suprema salud espiritual con sólo leer dos versos tuyos?
Pero la obra virgiliana nos reserva otras y más vivas claridades. La Eneida se funda, muy exactamente, en la caída de Troya, en el orgullo confesado de pertenecer a Troya. Hemos visto en Homero la primera alusión a Héctor. Pero Virgilio lo saca de la literatura y lo convierte en leyenda, la leyenda de que una dignidad casi divina puede ser, a veces, patrimonio de los vencidos. Esta es una de las tradiciones que preparó el advenimiento del Cristianismo, y especialmente, de la caballería cristiana. Esto es lo que sostuvo la civilización en el obscuro periodo de la Edad Media, y la causa de todos los caballeros. La actitud moral del hombre se encuentra con la espalda contra la pared; y la pared era Troya. A través de toda la Edad Media, podemos seguir las huellas del conflicto homérico, colaborando con el sentimiento cristiano. Nuestros compatriotas, y los hombres de otros países, tienen a orgullo, como Virgilio, proclamarse descendientes de los heroicos troyanos. El mundo se llenó de magníficos descendientes de Héctor, cuando nadie quería descender de Aquiles. En honor a la memoria de aquél, su nombre se convirtió en nombre cristiano, mientras que el nombre griego se olvidó".

G. K. Chesterton, El hombre eterno, ed. Porrúa, 1986. 

No hay comentarios: