MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

martes, 13 de septiembre de 2011

DÍAS DE SEPTIEMBRE (II)



Nada queda que no resulte máscara.

Vivir al albur de los días tiene sus ventajas e inconvenientes.

El viento cambia de dirección. Espero poder salir con bien de lo que me espera.

Encuentro disparidades entre los dos contadores que manejo. El hecho de tener menos visitas creo que sólo puede hacerme más libre.

Me hago a una imagen de mí mismo: trabajador responsable, simpático, hijo y pareja no demasiado mala; hay, sin embargo, una vocecilla que siempre me susurra por debajo que soy una impostura, que existe algo que dejo fuera, algo a lo que aspiro y que no me atrevo a -o ni siquiera sé- nombrar.

Imagen: noche toledana.

2 comentarios:

Aurora Pimentel Igea dijo...

La sensación esa de impostura creo yo que la tiene toda persona que quiera ser honrada y se mire con cierta coherencia. Un abrazo, se te ha olvidado mencionar buen amigo, si me dejas añadir algo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Tu reflexión me parece muy atinada. Muchas gracias, Aurora, por tus amables palabras que espero merecer.
Un fuerte abrazo.