MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 24 de diciembre de 2010

BELÉN

Monto despacio mi viejo Belén

con sus figuras acurrucadas,

la Virgen, el Niño, las bestias, José,

que es lo mínimo que se despacha.

Para pastores no tengo lugar,

y para los reyes el hueco me falta.

Virgen y vaca pegadas están,

más una oveja que se colara.

José vigila con su candil,

-no ‘san’ José pues aún no lo es-

y enchufo la luz que está incorporada,

e imita un fuego de leña vivaz

sobre la madera conglomerada.

Mi corazón se llena de paz,

como si acaso participara,

al volver a encender esta luz,

en el Misterio que a todos nos salva.

5 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Feliz Navidad querido Jose Miguel, para ti y toda tu familia.
Que el Niño Dios te colme de salud y bendiciones para este 2011 que asoma.

Un beso.

Aurora Pimentel dijo...

Oye, qué bonito tu Belén... y el poema. El mío tiene la mula pegada a la Virgen. Un abrazo a los tres y a la Quequi (algo le caerá hoy ¿eh?

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Hermoso poema sobre esa tradición, que tantos seguimos manteniendo, de montar el belén (en casa sigue habiendo lugar para los pastores, que a fin de cuentas representan a los humildes, y también para los reyes, que evocan la magia de la niñez, y para el "caganer", figura propia de Cataluña). Feliz navidad y feliz 2011 para ti y para los tuyos y que el año que entra mitigue un poco el sufrimiento que tan injustamente ha desplegado sus alas a lo largo y ancho del mundo en este año que ahora nos deja.

Un abrazo, Javier.

madison dijo...

Este año no he puesto el Belen, el tuyo es muy bonito José Miguel.
Precioso poema también.
Te deseo que pases unas felices fiestas a ti y a los tuyos.
Un abrazo

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Aurora, Javier, Madison, y Natalia, por vuestros buenos deseos. Dios quiera darnos un poco más de amor y cordura para afrontar lo que nos espere.