MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

martes, 14 de septiembre de 2010

COMIENZO DE CURSO

Comienza el  curso, e imaginas que vienen dispuestos a todo por aprobar, incluso... a estudiar.


Mañana comienza el curso oficial con la llegada de los alumnos. Hoy nos han repartido el horario, y se ha ofrecido un acto de bienvenida a los nuevos profesores. He podido conocer a algunos de los chicos, amables, educados y sonrientes. En alguno de los centros en los que he trabajado habrían empezado a darles cosquis desde el primer día: cosas de la "sabiduría popular". Lo del reparto de horarios es uno de los momentos de más tensión del comienzo de curso. Todo el mundo está expectante por ver si sus peticiones de horario han sido respetadas o no, para comenzar acto seguido con negociaciones e intercambios que ríanse ustedes de los parlamentarios. La verdad es que no he salido mal librado. Mañana es la presentación de grupos y uno se empachará de caras que, poco a poco, irá asociando a nombres, que te parecerá en breve haber conocido de toda la vida. Son las cosas de esta profesión, tan denostada y vilipendiada por lo demás. Los alumnos son siempre algo más (no diré 'alumnado' -ni 'alumnada' como le escuché a una alumna-: rechazo la tiranía mental de lo políticamente correcto y la igualdad de boquilla), son fuente de satisfacción, si logras hacer mínimamente tu trabajo (o de frustración, si no puedes, lo que es, desgraciadamente, lo habitual).


El verano parece dispuesto a morir matando, cocinando sus últimos calentones. Que le vayan dando, y llegue ya el otoño, con su promesa de lluvias y melancolías. Caigan las hojas, y nos sirvan, como a la Sibila, para escribir versos que irradien por sus venas muertas.

2 comentarios:

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues eso, José Miguel, que vamos a por ellos. Y que haremos lo que nos dejen. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Paco. Que Dios reparta suerte.
Un abrazo.