MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

sábado, 21 de noviembre de 2009

LOS VISIONARIOS (I). EL CONCIERTO DEL FIN DEL TIEMPO

Es conocida, creo, la génesis del Quatuor pour la fin du temps ("cuarteto para el fin del tiempo") del músico francés Olivier Messiaen (1908-1992), una de las cumbres de la música de cámara de todos los tiempos. Prisionero de guerra en 1940 en el campo de concentración Stalag VIII A en Silesia, compone y estrena, gracias a la ayuda de un guardia melómano, su cuarteto en un barracón del mismo campo en enero de 1941 con otros músicos prisioneros y con instrumentos de fortuna, entre ellos, un desvencijado piano vertical en el que ejecutó Messiaen como solista. La obra estaba inspirada en el Apocalipsis, cap. X, y en ella resuena el canto de los pájaros, que Messiaen amaba con pasión como a una especie de avanzadilla celeste.



EL CONCIERTO DEL FIN DEL TIEMPO


o Visión alucinatoria del estreno mundial del Cuarteto para el fin del tiempo de Olivier Messiaen en Stalag VIII A en enero de 1941

Tempus erit non amplius (Apoc. 10, 6)


Hace frío y nieva con fuerza esta noche incipiente

fuera del barracón que nos hace la vez de teatro.

Los prisioneros ocupan las sillas. Puedo sentarme

no lejos de la primera fila, repleta de guardias.

Algunos ladridos lejanos protestan por el bullicio.

Veo el piano recto, de aspecto desvencijado,

como su fin esperando entre improvisados atriles.

Ya aparecen los músicos con uniformes de campo.

Destacan los fuertes aplausos, en pie, del guardia melómano

que al autor ha proporcionado lo necesario

para escribir su obra y llevarla esta noche a su estreno.

Contrastan la siempre afable expresión del violonchelista

con el huidizo perfil taciturno del violinista.

La viva mirada del clarinetista judío, que listo

parece a salir corriendo con su instrumento debajo

del brazo en cualquier instante, escolta al piano los pasos

del compositor. Recuerdo haberlo visto este otoño,

junto a la doble alambrada, atento al canto de pájaros,

exploradores audaces, que el alambre de espino

pulsaban apenas durante su vuelo vertiginoso.

Cierro los ojos. Escucho de nuevo su canto, que anuncia

un amanecer del dulzor del cristal. Sobrepujan los trinos.

Con la luz y el calor enrojecen por dentro mis párpados.

Nunca creí que así fuera a ser el día del ángel,

y del torreado arcoiris que el fin del tiempo señalan.

Desde la hondura abisal de los siglos el canto de un mirlo

se expande y modula en un dolor prolongado y rebelde:

Éste vive el secreto de un verano sin límite,

y trae sus primicias sobre el campo y sus presos.

El clarinete me hunde en la angustia de ese inconcebible

final, de esa liberación que sólo esperar no es dado.

Truenan las trompetas, y los arcoiris se comban.

“Ya más tiempo no habrá. -dice el ángel al coro de pájaros-

Nada será su abismo de muerte y pasión desolada”.

Abro los ojos. Percibo el frío de nuevo. La fiebre

tienta mis huesos. La eternidad, una pobre metáfora.

Siento que las estrellas se van apagando una a una,

al tiempo que este violín que por mi esperanza perdura.

4 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Bueno, ya sé que esto es en el campo de concentración, no fuera, pero me ha recordado a la película "El pianista" y ese pobre judío con cara de ratón, de miedo, hambre y desolación, tocando en esa Varsovia en ruinas ante aquel oficial alemán.
Tu poema te coloca en el estreno, el mirlo negro ese cantando (en youtube está casi completo). Buena semana y gracias, yo desde luego no conocía esto y los blogs sirven, entre otras cosas, para eso: despertar la curiosidad y conocer cosas buenas que para algunos nos eran desconocidas. Muchas gracias, caballero.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias a ti, Aurora. La música de Messiaen es extraordinariamente sugerente, y me ha inspirado más de un poema. Me gusta mucho su música para órgano. Él decía que tenía la fortuna de ser católico, y creo que se nota mucho en su música. Mi versión preferida del cuarteto es la grabada con su viuda, Yvonne Loriod, al piano (EMI classics). Que nos sea leve la semana, hasta pronto.

Luis Valdesueiro dijo...

He descubierto esta entrada brujuleando por tu blog y no puedo resistirme a hacer un comentario, en este caso sin ninguna discrepancia. Estoy absolutamente de acuerdo con lo que dices de Messiaen y me gusta mucho el poema. Desde que oí el Cuarteto por primera vez, hace muchos años, en Le Botanique de Bruselas, esta música no ha dejado de acompañarme. Messiaen ha sabido expresar algo que va más allá de cualquier posibilidad de expresión. Es como si esas notas tocaran lo inefable musical.
Para seguirte más de cerca, pondré un enlace en mi blog.
Un saludo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Luis. Messiaen es una fuente de misterio e inspiración. Nos leemos. Un saludo.