MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 16 de diciembre de 2016

POR LA LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA


El pasado sábado 10 de diciembre me cupo el honor de asistir como asociado y coordinador provincial a la Primera Asamblea Nacional del Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional (MCRC), presidido por D. Antonio García-Trevijano. En esta masiva primera asamblea de repúblicos se recalcó el triunfo moral del MCRC al librar nuestras conciencias de la servidumbre voluntaria a la partitocracia, y se establecieron pautas de acción para persistir en la búsqueda de un periodo de libertad constituyente, concorde con la naturaleza del MCRC como movimiento cultural de carácter prepolítico.










































viernes, 2 de diciembre de 2016

IMPUESTOS




El problema de que haya gobierno en España es que empiezan a subir los impuestos. Los medios a su servicio exaltan las ventajas para la salud de las tasas sobre el alcohol, el tabaco y las bebidas azucaradas, pero callarán cuando próximamente graven el gasóleo. Y todo para mantener el gasto político, que no público, es decir, las redes clientelares de los partidos que nos parasitan con legiones de diputados y concejales de obediencia debida al jefe que los pone en las listas, cargos a dedo, y empresas y organismos públicos. Sólo con el gasto que supone las duplicidades de administraciones públicas se cubriría el déficit de lo que se llama la hucha de las pensiones. Pero tocar a la clase política y a sus acólitos, jamás. Es la esencia de la partidocracia que nos engaña y nos desangra, sin que les importe un pito la gente. Todo es consecuencia de la ausencia del principio de representación, el diputado no representa a los votantes, ni se siente vinculado a ellos, sino al lidercillo de cada partido que lo pone allí, y al que obedece por mandato imperativo -cosa por otra parte prohibida por la constitución de 01978-. El diputado, pues, no representa a los electores de su distrito, sino a los intereses particulares de un clase política sólo atenta a sus intereses personales, y a la conservación del poder, mientras vende al pueblo que estamos en una democracia. Falsa democracia, sino partidocracia sin separación de poderes, ni principio de representación, y, por lo tanto, abocada a la corrupción como factor determinante de gobierno.


Fotografía: Bill Brandt, vía Art Blart blog.