MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

sábado, 31 de enero de 2015

LA PORTA BORSARI


Tras dejar el arco de Castelvecchio, Saraina y sus amigos hablan de las destrucciones cometidas en Verona por las invasiones bárbaras, y las matanzas de éstos cometidas por el emperador Galieno. Para ilustrar su disquisición toman de nuevo la dirección noreste (por la que vinieron del teatro), y llegan ante la porta Borsari (porta Bursarea), donde leen una inscripción alusiva a dicho emperador. Tal inscripción, que es visible aún hoy día en el epistilio de la doble puerta triunfal, conmemora la reconstrucción, con material de desecho, de las murallas de Verona ordenada en el 0265 por el emperador aludido, ante el peligro que suponía la invasión de los alamanos. Este nuevo recinto amurallado supuso una reducción del término municipal de Verona respecto al que existía en los primeros tiempos del Imperio. Por otra parte, la porta Borsari, al igual que la porta Leoni debe datarse entre mediados del siglo I y la edad Flavia: obras ambas de la iniciativa municipal y que corresponden a la magna Verona de Marcial (XIV, 195). Fue, asimismo, reproducida en grabado, junto a un detalle de columna, en la obra sarainiana de 01540.




Nosotros llegamos al doble arco por su parte trasera, y nos impresionó, aparte de su estado de conservación, su perfecta integración y mimetismo con el entorno urbano arquitectónico, lo que quizás haya contribuido, como nos dijo nuestro ya amigo Silvano Bassi, a que esos cabizbajos veroneses no sean muy conscientes de su esplendoroso pasado.















domingo, 18 de enero de 2015

EL ARCO DE CASTELVECCHIO


Tras dejar la piazza Brà y su anfiteatro, reproducido y minuciosamente descrito por Giovanni Carotto en el De origine et amplitudine ciuitatis Veronae de Torello Saraina, nos encaminamos como éste y sus amigos a Castelvecchio, a contemplar el arco allí sito. A pesar de encontrarlo en un estado lamentable, Torello realiza una descripción de su carácter cuadrifonte, lee las inscripciones en él insitas, y habla de la existencia de estatuas en sus hornacinas, ya perdidas en el momento de publicación de la obra (01540). El arco, como informa Theodor Mommsen, fue construido unos decenios después del teatro de Verona (que es de época de Augusto) en honor de la gens Gauia. Fue demolido por los franceses en 01805, y reconstruido en 01932. La personalidad del Vitruuius que aparece en un epígrafe del arco no resultaba del todo clara para Saraina, ni para la crítica posterior. Carotto plasmó en una serie de grabados incluidos en la obra de Saraina una imagen ideal de dicho arco.





Y así es como lo encontramos nosotros en noviembre de 02014, blanco fantasma del pasado.