MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 28 de marzo de 2014

PRESENTACIÓN DE "VERANO CERO"



El próximo martes día 1 de abril tendrá lugar el acto de presentación de mi poemario "Verano cero", que será presentado por el escritor José Manuel Benítez Ariza en el Salón de Actos del I.E.S. Drago (c/ Marianista Cubillo, s/n.) en Cádiz. Os esperamos.

sábado, 22 de marzo de 2014

HOMO TECHNOLOGICUS



Me veo últimamente frente a la necesidad apremiante de algunos cambios tecnológicos en mi vida. Me entero, así, con fastidio de que las actualizaciones del Windows XP dejarán de descargarse el 8 de abril, por lo que, como me explica Óscar, mi hermano informático (algo casi tan útil como tener un médico en la familia), el sistema estará desprotegido ante cualquier insidia del llamado software malintencionado, y se me caerán los palos del sombrajo, vamos. Los mails de Windows live te proponen adoptar el Windows 8 o pensar si no ha llegado el momento de comprar un nuevo ordenador (esto sí que es obsolescencia programada, o, mejor dicho, forzosa). No estoy dispuesto a dejar mi viejo Compaq Presario del 2005 por ahí, pues es duro y resistente, y nunca me ha dado problemas, a pesar de que la vida de su batería sólo es ya de 20 minutos, y tengo que estar cada poco pendiente a conectarlo de nuevo a la red. Óscar me ha propuesto instalarme el Linux, pues me dice que el ordenador no soportaría el tal Windows 8.
La verdad es que no me gustan los cambios. Ya estaba acostumbrado a la lentitud del Compaq, y aprovechaba incluso los minutos que tarda en cargarse del todo para leer unas páginas, lo que ha condicionado, de paso, el ritmo de mis lecturas. Parece que tiene razón Michel Puech cuando afirma que la tecnología se ha convertido en nuestro medioambiente, verdadero rasgo distintivo de la sociedad postindustrial o postmoderna, frente a la ciencia, informadora de la sociedad moderna con su ideal del progreso. Estamos condicionados, aunque de modo forzosamente negativo, por la tecnología, igual que las generaciones anteriores de hombres lo han estado por las técnicas de sus diversas épocas. La misma utilización del blog ha marcado y hasta alentado mi creación artística, habituada hasta entonces al ejercicio disperso de los cuadernos de notas.
Recientemente me he incorporado a Facebook a instancias de mi editor y amigos para dar publicidad a mi libro en ciernes. Esto me ha hecho descubrir (a parte del hecho de que puedo tener hasta 89 "amigos" en pocos días -¿me lo creo?-) cuán acuciante puede ser nuestra necesidad de comunicar, que es la del ágora.



Ilustración: Weimar blog

sábado, 15 de marzo de 2014

ISOONTOLOGÍA BORGIANA (II)




Este a modo de revelación ontológica en Borges a veces con el fondo del objeto-metáfora del espejo (Emma Zunz, El Aleph, donde se materializa hasta en cuatro ocasiones en el populoso universo del inconcebible ente), da cuenta de cuentos como El muerto, Los teólogos (bajo la variante del doble como en La historia del guerrero y la cautiva, Biografía de Tadeo Isidoro Cruz (1829-1874), Abenjacán el Bojarí, muerto en su laberinto, La espera: este concepto del desdoblamiento le sirve a Borges, por un lado, para obviar la fatigosa dilación temporal consagrada en El inmortal, y, por otra, para encarar algunos de sus queridos autorretratos de El otro, y Agosto 25, 1983: "sigo soñando con el doble. El fatigado tema que me dieron los espejos y Stevenson [p. 516]), Deutsche Requiem, y La busca de Averroes.
En El informe de Brodie, libro de inspiración más cimarrona, este hilo argumental se diluye en favor de la idea de la pervivencia de lo humano en los objetos, como el cuchillo, presente en El encuentro y Juan Muraña.
Por el contrario, El libro de Arena se mira, y valga más que nunca la metáfora, en las obsesiones de Ficciones, ya presagiadas en el Etcétera de Historia universal de la infamia. Así, El congreso hace pensar en Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, y en La noche de los dones se reproducen las osadas afirmaciones de Pierre Menard, que se plasman en Utopía de un hombre que está cansado.
Uno de los cuentos finales de Borges, La rosa de Paracelso, se mira en uno de sus primeros cuentos, El brujo postergado, al tiempo que Tigres Azules lo hace en El libro de Arena, y El disco
Ahora bien, es en esta etapa final, y en su postrer relato, La memoria de Shakespeare, donde Borges recapitula sobre esa isoontología humana, intuición suya que le ha ayudado a construir el magno edificio de su obra narrativa, y llega a cuestionarla siquiera parcialmente: "comprendí que las tres facultades del alma humana, memoria, entendimiento y voluntad, no son una ficción escolástica. La memoria de Shakespeare no podía revelarme otra cosa que las circunstancias de Shakespeare. Es evidente que éstas no constituyen la singularidad del poeta; lo que importa es la obra que ejecutó con ese material deleznable" (p. 543). No todo hombre, pues, será capaz de lo que todos los hombres, ni aunque medie la eternidad, y esa memoria de otro, sustancia de la identidad, acaba estorbando al que se apodera de ella.


Ilustración: Jonathan Wolstenholm. Fuente: Weimar.

sábado, 8 de marzo de 2014

ISOONTOLOGÍA BORGIANA (I)




Hay, en mi opinión, un leit-motiv de carácter ontológico que atraviesa (o "fatiga", si estuviéramos escribiendo al modo borgiano) sus libros de cuentos desde Ficciones, y que constituye la clave de no pocos de sus argumentos. Este postulado tiene su primer enunciado claro al final de Pierre Menard, autor del Quijote: "Todo hombre debe ser capaz de todas las ideas y entiendo que en el porvenir lo será." (p. 117) Esta especie de comunismo ontológico utopizante está en la base de la extravagante idea de que un modernista francés reescriba, palabra por palabra, el Quijote, y que, incluso, lo supere.
Esta presunción existencial se plasma de manera feliz en el terreno de lo metafórico por la imagen del espejo, que había hecho una primera aparición en el primer relato del libro, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, como inquietante y monstruoso amplificador del número de los hombres (p. 91).
El que esta, digamos, isoontología determine los argumentos de los relatos borgianos puede comprobarse ya en Las ruinas circulares, donde el propósito -"no imposible, aunque sí sobrenatural" (p. 119) del anónimo soñador es soñar un hombre íntegro, e imponerlo a la realidad, como la imagen incesante y generosamente producida por los espejos. El espejo, así, "que fielmente duplica las apariencias" (p. 137) forma parte de la descripción que traza Borges del universo-biblioteca en La Biblioteca de Babel, donde estas "superficies bruñidas figuran y prometen el infinito" (ib.) -a partir de este cuento surge también como vehículo metafórico secundario de fuente de lo infinito el objeto material del libro (v. El jardín de senderos que se bifurcan: "yo me había preguntado de qué manera un libro puede ser infinito" [p. 153]), que tendrá su más proficua plasmación postrera en el Libro de Arena-. Pero es, sobre todo, en El inmortal que la tesis formulada en Pierre Menard es desarrollada. Antes, empero, había reaparecido en Funes el memorioso: "tal vez todos sabemos profundamente que somos inmortales y que tarde o temprano, todo hombre hará todas las cosas y sabrá todo" (p. 168), y en La formde la espada: "Lo que hace un hombre es como si lo hicieran todos los hombres" (p. 174), que permite entender, asimismo, la transmutabilidad en ambas direcciones del traidor y del héroe, revelando también una inspiración schopenhaueriana (citado, por otra parte, en tres ocasiones en los cuentos, pp. 134, 174 y 407): "Acaso Schopenhauer tiene razón: yo soy los otros, cualquier hombre es todos los hombres, Shakespeare es de algún modo el miserable John Vincent Moon" (ib.) -es curioso como el dramaturgo inglés es nuevamente utilizado en La secta del Fénix para ilustrar esta idea: "lo innegable es que se parecen, como el infinito Shakespeare de Hazlitt, a todos los hombres del mundo" (p. 211), y más lo será comprobar que es la memoria de Shakespeare el elemento desintegrador de los postulados isooontológicos en la producción final borgiana-.
En El inmortal juega Borges con la idea de la eternidad, ya utilizada en El milagro secreto, para sustentar su planteamiento filosófico. Ésta, en su infinita inexorabilidad, será la que permitirá que cualquier hombre haga cualquier cosa siendo todos los hombres: "Homero compuso la Odisea; postulado un plazo infinito, con infinitas circunstancias y cambios, lo imposible es no componer, siquiera una vez, la Odisea. Nadie es alguien, un solo hombre inmortal es todos los hombres. Como Cornelio Agrippa, soy dios, soy héroe, soy filósofo, soy demonio y soy mundo, lo cual es una fatigosa manera de decir que no soy" (p. 234); "Yo he sido Homero; en breve, seré Nadie, como Ulises; en breve seré todos: estaré muerto" (p. 237).

Todas las citas proceden de la edición de Debolsillo, 2013.

sábado, 1 de marzo de 2014

MI PRÓXIMO LIBRO




Ésta es la portada de mi primer libro de poemas, "Verano cero", listo ya para entrar en imprenta, que será publicado por la editorial Canto y Cuento del afamado artista José Mateos. Ya informaré de cuándo esté disponible para su venta, y de la fecha y lugar de su presentación. Quiero expresar desde aquí mi inmenso agradecimiento al escritor y amigo José Manuel Benítez Ariza, por sus inestimables consejos para la selección y distribución de los poemas en el libro.