MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

domingo, 11 de noviembre de 2012

SITIO (IV)


Nos acercamos a las murallas en el esplendor
del verde otoñal; el mortero y la mampostería se nublan
en la distancia menguante como estos ojos de muerte
cargados. Sólo unos metros nos quedan por recorrer,
y el plomo sisea detrás como un desconocido en lo oscuro.
Entrar en la villa sitiada es sólo una muerte aplazada;
la breve rendija abierta en el portalón ominoso
oculta un osario viviente de madres y niños hambrientos.
De mal agüero son las nuevas que acarreamos:
quizás mejor fuera que el enemigo que nos persigue
nos abatiera piadoso al pie de nuestras murallas,
antes que sostener las miradas febriles de quienes
ya amamos con la ternura fatal de la desesperanza.

No hay comentarios: