MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

viernes, 2 de septiembre de 2011

LA TUMBA DEL POETA



A Gabriel Celaya y sus espejos transparentes.


Mi tumba debe ser acróstica,

reversible y poligonal.

Tendrá puerta de servicio, y vistas

al mar. Tendrá derecho a trienios,

a pistola, y a baja laboral;

y obtendrá sus premios literarios,

dados en póstuma bacanal.

Será adornada con versos blancos,

fallidos, apócrifos o truncos,

rasgos de estilo, y aire de familia.

Que lea quien espere el bus al lado

una inscripción que gracias dé a la muerte

por ahorrarme más palabras vanas.
 
 
 
Ilustración: "La isla de los muertos" de Arnold Böcklin.

2 comentarios:

Aurora Pimentel Igea dijo...

Pues sí que te ha sido "productivo" el verano... Me gusta mucho (lo de los trienios y la pistola y los premios especialmente), pero me provoca cierta preocupación. No se te ocurra morirte que me enfado. Un abrazo

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Aurora, y descuida, no pienso morirme sin que volvamos a vernos todos.
Un abrazo.