MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

jueves, 4 de marzo de 2010

TIERRA DE NADIE


He visto el domingo pasado la película En tierra de nadie de Danis Tanovic  (2001), que se ambienta en 1993 en el marco de la guerra de Bosnia-Herzegovina (1992-1995). Tres soldados, un serbo-bosnio y dos bosnios (uno de ellos herido acaba sobre una mina que explotará si se mueve) se encuentran en una trinchera en tierra de nadie. La intervención de soldados de la ONU y la prensa ayudará a desarrollar todo el drama humano de la película. Ésta está muy bien construida y no carece de una pequeña parte documental, perfectamente encajada, donde explica los prolegómenos del conflicto. Esta tragicomedia retrata con soltura el odio irreconciliable de los dos bandos, el oportunismo de la prensa, y el doble lenguaje de la ONU, dedicada a asegurar la llegada de ayuda humanitaria, pero dispuesta a mirar siempre para otro lado ante el crimen de guerra y el genocidio.
La película me ha hecho recordar un poema que escribí en esos años, impresionado por las imágenes de los criminales bombardeos serbios sobre la población civil de Saravejo. Quede como recuerdo de la ignominia:


GUERRA

Ojos desorbitados,

manos que se encogieron como garras.

Muerte de hombre, ya cosa.

Cual alfombra de honor la sangre asiste,

impúdico homenaje

a la piedra y a la nada.

6 comentarios:

El alegre "opinador" dijo...

Me ha encantado tu poema. Me ha impresionado mucho los de "Muerte de hombre, ya cosa." ¡Qué razón tienes!
Un saludo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Interesante tu reflexión, José Miguel. Y el poema lo dice todo, tan corto y tan intenso. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras, amigos. Hace como 15 años que escribí este poema, y creo que ha merecido la pena esperar tanto tiempo para recibir vuestros elogios. Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Es de los mejores poemas que te he leído. Tiene mucha fuerza.

Un abrazo, tocayo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, tocayo. Let's keep on reading us!

Paco Velázquez dijo...

Fuerza desgarradora que golpea el corazón... ¡guerra!