MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

lunes, 11 de enero de 2010

ZOZOBRA EN ECO





A Paco Gómez Escribano

Algo bulle por dentro

que ganas te da de llorar,

la angustia se asienta en el pecho

de lo que no puedo expresar.

Soy y no soy sin que quede

hueco por donde escapar;

tregua, armisticio u olvido,

vana conciencia sin paz.

5 comentarios:

Paco Gómez Escribano dijo...

Tremendo, José Miguel. Creo que nadie habría expresado mejor lo que siento a veces por culpa de las vicisitudes de la vida. Poema conciso, certero, duro y bello en lo literario. Me he llevado una grata sorpresa al ver que me lo has dedicado. Muchísimas gracias por la deferencia, me has cogido por sorpresa. No suele ser habitual que alguien a quien no conoces en profundidad tenga este tipo de gestos. Reitero, gracias.

P.D.: Espero que hayas tenido un buen día de lunes, compañero. Yo no he tenido cole por lo de las nieves, así que retraso el shock de volver a las aulas hasta mañana.

Un fuerte abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias a ti por tus comentarios, Paco. Escribí este poema el pasado verano en un momento de profundo "bajón", y he pensado en dedicártelo porque encaja con el tono de tus poemas. Me alegro mucho de que te haya gustado. El lunes no ha estado del todo mal, pues no he tenido muchas clases, y la toma de contacto no ha sido difícil. A última hora tuve un grupo numeroso de primero de ESO pero me las manejé bien (estaban empeñados algunos en contarme sus Reyes, y en saber los míos, pero les corté pronto el rollo. Al hilo de esto, me sorprende oír cómo niños con 7 cates o más, reciben regalos fastuosos, o cantidades de dinero que me parecen directamente obscenas). Un fuerte abrazo.

Carlos González dijo...

Qué guays, José Miguel. El poema está que ni pintado en la definición de un estado de ánimo chungo, es algo que, cualquiera que tiene sentimientos, siente tarde o temprano, y tú lo has expresado muy bien. Al final habrá que hacer un poemario con tus poemas, con los de Paco y con los del Filo. Todo un detallazo que se lo hayas dedicado.
Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Este poema parece estar escrito para mí, para la tarde de ayer. Estaba un poco así, menos mal que esta mañana he vuelto a ser la de siempre o la de nunca, no sé.

Besos

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas gracias, Carlos. Felisa, a veces la lucidez no te saca del atolladero, pero si puedes verbalizar (y si se la versifica mejor)la angustia que de cuando en cuando nos embarga, es como un pequeño desquite, no sé, algo que pasado el tiempo te reconforta de alguna manera. Un fuerta abrazo a ambos.